La democracia está podrida

No traten de convencernos señores políticos, todo está bastante podrido, esto es una gran estafa, democrática, pero estafa.

Me considero joven, prácticamente he vivido toda mi vida en democracia, no sé cómo fueron los años del régimen de Franco, ni me importa, lo mismo que no me importa lo que fue la I República ni la II, ni la Dictadura de Miguel Primo de Rivera, de la misma manera que me importa muy poco si fue decisivo que Adriano o Trajano nacieran en Andalucía. Tengo por todo ello un respeto histórico, pero ni tengo nostalgia ni desprecio, son parte del pasado. Observo, sin embargo, que buena parte de la clase política tiene otros deseos: añoranza de ciertas épocas históricas o desprecio por otras, como si la historia pudiera enmendarse. El político hoy o bien está desorientado o bien es malicioso, o ambos.
Me ha tocado vivir la democracia, a la que respeto y por la que trabajo, hago lo posible por fortalecerla. La democracia no la ha inventado ni el PSOE ni el PP, ni el resto, tampoco la han traído todos éstos a España. Estos partidos han hecho grandes contribuciones, pero sus flagrantes errores igualmente la han sumido en la miseria en muchos sentidos.
Buena parte de nuestra democracia está podrida, muchas personas han perdido su confianza en la misma después de ver un sinfín de cosas que son difíciles de explicar: corrupción en la misma clase política, política internacional orientada hacia la guerra o hacia la misión de paz en lugares de guerra, situación que una vez y otra se niega como tal, “cobrar en pesetas y gastar en euros, consiguiente empobrecimiento general”, Universidad pública pero que hay que pagar, Educación Infantil pública pero de pago para todo el mundo (después de más de 20 años de promesas), alumnos que de forma generalizada salen del Bachillerato, después de más de 7 años, sin saber una palabra en inglés, etc., etc., menuda estafa.
Esto es una estafa monumental, como mínimo al contribuyente. También está podrida la democracia para los que viven en urbanizaciones, pagan sus impuestos pero además tienen que pagar (y a precio de oro) la tubería que les lleva el agua a la puerta de su casa.
No traten de convencernos señores políticos, todo está bastante podrido, esto es una gran estafa, democrática, pero estafa.