Dos semanas de duras negociaciones buscando un pacto de gobierno

El PSOE trató de garantizarse su continuidad en el gobierno hasta el último momento sin responder a las demandas de IU, utilizando Carmona como moneda de cambio

Hasta el último minuto el PSOE de Mairena del Alcor trató de garantizarse la continuidad en la alcaldía de su candidato y ya ex alcalde Antonio Casimiro Gavira. Sin embargo, en ningún momento admitió como “negociable” la renovación de las filas socialistas que demandaba IU. Este punto, se convirtió en un obstáculo insalvable, pues tanto la militancia de IU como la asamblea del PCE, habían impuesto esta condición como imprescindible para avanzar en las negociaciones. Entre las condiciones de IU destacó su apuesta por la regeneración democrática de Mairena desde el Ayuntamiento, con su integración

si finalmente pactaba con el PSOE, en un equipo donde se garantizara el desentierro de los malos hábitos de gobierno del pasado reciente.

Con estas premisas, al menos tres fueron las sesiones negociadoras, todas ellas sin avances. La última tuvo lugar en Sevilla bajo el auspicio de los órganos provinciales de ambas formaciones, con la ausencia del todavía alcalde en funciones de Mairena, que hizo mutis por el foro y no se presentó. Como las anteriores, la reunión duró apenas unos minutos teniéndose que suspender por la lejanía abismal de las posturas.

Tensión hasta
el último minuto

Las presiones de los órganos provinciales de IU y el PCA comenzaron a cercar a un Carlos Copete al que físicamente se le notó el deterioro y la mella emocional en la misma sesión de investidura. En forma de órdago, tuvo incluso que soportar sobre sus espaldas la responsabilidad por el futuro color político del Ayuntamiento de Carmona, donde IU (segunda fuerza más votada tras el PP) podía acceder a la alcaldía con el apoyo del PSOE (tercera fuerza en votos). A cambio, IU apoyaría al PSOE en Mairena. Incluso la madrugada, por estos vaivenes fue tensa; y para Copete demasiada la responsabilidad ante su deseo de no perjudicar al partido ni a su pueblo. Ésa y no otra fue la razón para la intempestiva hora de fijación del pleno constituyente en Mairena del Alcor: 8,30 de mañana.

Así las cosas llega la mañana de la investidura, también cardíaca. Todo parece perdido a las 8,20 cuando PA y PP deciden en plena calle (ante la Cafetería La Cava) realizar una reunión de urgencia en la que Ricardo Sánchez explicó que lo daba todo por perdido preguntando a los suyos y después a los Andalucistas si estarían dispuestos a votar a IU para investir a Carlos Copete como alcalde preservando con ello el pacto cerrado a tres bandas la tarde del miércoles 8 en la sede del PA. Ante la respuesta afirmativa unánime, encomendarían a Chema Cejudo como persona de consenso entre las 3 fuerzas para llamar a Copete a su móvil con la propuesta. Éste, tras rechazar tanto esa segunda posibilidad como una tercera consistente en votar todos a María Antúnez como alcaldesa manifestó a Cejudo su deseo de “cumplir la palabra dada y hacer posible el acuerdo” verbal existente optando todos por Ricardo Sánchez, salvo dos ediles de IU que lo harían por su propio candidato. “Carlos, tu palabra de hombre y mi palabra de hombre por Mairena y el cambio y lo mejor para los maireneros”, le replicó el segundo de lista del PA, a lo que Copete sentenció: “Mi palabra de hombre y tu palabra de hombre, Chema”. “Y por Dios, que ninguno nos equivoquemos al votar”, insistiría el periodista para obtener como respuesta del joven edil: “Nadie se va a equivocar”.

Pocos conocían en ese momento la enorme influencia y elevados valores mostrados por la candidata de IU por Carmona como otra pieza clave para despejar la situación. Encarnación Milla había exonerado minutos antes a Carlos Copete de toda responsabilidad ante la hipotética pérdida de la alcaldía carmonense si el PSOE le negaba su apoyo tras perder Mairena del Alcor. Milla lo resolvería todo con claras palabras: “Carlos, olvídate de Carmona, de pactos y de todo y haz en conciencia lo que creas mejor para tu pueblo”. Así quedó roto el chantaje.

IU, PP y PA:
“Miel sobre hojuelas”

Más fáciles, sinceras y fluidas resultaron las conversaciones entre IU, PP y PA. Sesiones maratonianas debatiendo sobre programas, propuestas y proyectos. Iniciadas casi de inmediato tras el veredicto del pueblo entre las dos primeras formaciones, al PA se extenderían a partir de la segunda semana. Era compartido por las partes que las diferencias entre IU y PA requerían mayor esfuerzo de exploración, debate y acuerdo que con el PA, dado su carácter de fuerza transversal de centro izquierda. De hecho, sus programas eran los más parecidos. Por otra parte, tanto Ricardo Sánchez como Carlos Copete fueron informando puntualmente a María Antúnez de los avances, bastante más rápidos al no hallar los interlocutores escollos programáticos ni de otro tipo que sortear. La buena comunicación y confianza recíproca motivó que tan sólo 3 días antes del pleno las tres formaciones alcanzaron una propuesta de acuerdo base como hoja de ruta por escrito recogiendo las grandes líneas de acción de un futuro gobierno compartido, planteando incluso un esbozo de áreas de gestión para el Ayuntamiento de Mairena del Alcor. No obstante IU siempre dejó claro que cualquier posibilidad de acuerdo estaría supeditada a la ratificación del mismo por parte de su asamblea local, tal como luego sucedería.

Comentarios de “Dos semanas de duras negociaciones buscando un pacto de gobierno”


  1. JR Collado says:

    Muy bueno, si señor. Esto es información.



Escribe tu comentario