El pueblo votó cambio

20 años es demasiado tiempo para gestionar cualquier administración pública por mucho que haya a quien le interese sostener lo contrario

Mairena del Alcor votó el pasado domingo 22 de mayo con plena normalidad democrática dejando de manera evidente a través de las urnas el claro deseo de cambio político que hoy anida en el municipio. Un cambio en el liderazgo, en el rumbo, en el modelo de gestión y en el rostro de los principales actores de la institución municipal. 20 años es demasiado tiempo para gestionar cualquier administración pública por mucho que haya a quien le interese sostener lo contrario, pero ese ejercicio dilatado del poder no basta por sí mismo para justificar la apuesta por el cambio que ha dictaminado el escrutinio del voto mairenero. Hacen falta otros ingredientes en el cóctel para que al final se imponga la evidente percepción popular de cierre de una etapa para dar paso a otra, como en efecto sucede.

Es ahí donde afloran razones externas e internas en un mix al que no son ajenos la dura crisis económica general que padecemos, la falta de confianza, el acierto de la oposición en sus estrategias y mensajes, o la información clara y nítida a la que tuvo acceso la población para formarse un juicio certero del momento político y sus claves. Con esos mimbres Mairena votó el pasado 22M sin que hoy nadie cuestione los resultados. Unos resultados que hablan claramente de cambio como coinciden en afirmar todos los analistas consultados por El Periódico de Mairena, estableciendo en su valoración sintonía con el sentir mayoritario que los ciudadanos manifiestan en sus puntos habituales de reunión.

La noche del pasado 22M cayeron muchos tópicos, y la debacle general del PSOE con repercusión clara en nuestro pueblo bien podría considerarse (ahora sí) la Segunda Transición a la democracia en Andalucía. Incluso en los barrios obreros los ciudadanos votaron de manera masiva la opción democrática que encarna la derecha civilizada. Algo que no se producía desde el ya lejano tiempo de la transición. La incapacidad de los actuales gobernantes para resolver el desastroso problema del paro parece esconderse tras el fenómeno junto al hartazgo de las mismas siglas durante un tiempo tan prolongado. Se entrevé que esos mismos trabajadores que optaron por el PP han lanzado con su elección el mensaje inequívoco de que si esa opción puede ser desde el gobierno la que construya el marco adecuado para que fluyan la confianza y la inversión, y con ellas los puestos de trabajo, esa era la opción que había que votar por simples razones logísticas. Otra lección de cordura del pueblo con unos planteamientos tan antiguos como el mundo.

Por otra parte, la buena relación entre los partidos políticos que durante los últimos años se sentaron en la oposición frente a un partido socialista que casi nunca tuvo sensibilidad ni deseos sinceros de acuerdo bien pudieron contribuir a fijar el panorama político con el que el mairenero medio se encontró la mañana del 23 de mayo pasado, que claramente obliga al entendimiento y el pacto. De poco o nada sirvió la llamada al miedo del PSOE alertando sobre un tripartito que hoy ya no sólo carece de sentido en virtud de los resultados, sino que muchos maireneros de izquierda, centro o derecha contemplaban incluso con buenos ojos si de lo que se trataba era de superar la tesitura política vigente. A la vista de los resultados el tripartito se muestra innecesario, pero no por ello deslegitimado. Aunque en Mairena del Alcor en este momento no sea necesario para configurar una mayoría estable de gobierno, existen y seguirán existiendo combinaciones de todas las siglas con todas en muchos pueblos de la provincia y de todas las provincias donde por imperativo aritmético se requieran acuerdos para gobernar. Nada excepcional, pues hasta cuatripartitos consta ya que van a constituirse en algunos lugares, como de la misma manera volverán a editarse pactos PP-IU o PSOE-PP. Es la democracia.

Sobre qué pasará en Mairena poco se puede anticipar, pero extraño sería que ahora en razón de una alianza de izquierdas que poca utilidad (por no decir ninguna) tendría cuando de gobernar un Consistorio se trata, se vuelva a caer en el error de demonizar cualquier combinación posible para formar un equipo que gestione nuestro Ayuntamiento con capacidad y determinación. PSOE o PP tendrán que ponerse de acuerdo con IU, formación que con sus 3 concejales se ha vuelto imprescindible para sumar la mayoría absoluta requerida de 11 ediles capaz de sustentar un gobierno junto a los 8 conseguidos por los dos partidos mayoritarios.

Y es aquí donde por lógica, y en virtud de la trayectoria, un acuerdo en torno a los populares podría gozar de mayor posibilidad dada la trayectoria de coincidencias casi permanentes en los temas de gestión municipal de nuestra primera institución, que es de lo que se trata. Ello unido al nuevo panorama político que se avecina con el ascenso meteórico del PP en toda España, que si no lo impide una hecatombe situará a esa formación dentro de tan sólo 10 meses al frente tanto de la Junta de Andalucía como del gobierno central. Una nueva coincidencia de siglas en los gobiernos de Mairena, Sevilla y Madrid que a buen seguro contribuirá con sus sinergias a que sigan llegando inversiones a nuestro pueblo, unos réditos que van a beneficiar en primer lugar a todos los maireneros y maireneras en tan delicados momentos, y de ese modo también a las fuerzas gestoras de su municipio. Por ello, y puesto que como ya decíamos antes, es el propio votante mairenero el que se ha adelantado con su inteligente decantación, es éste un factor que los negociadores no deben obviar en sus conversaciones, y que debe ser tenido muy en cuenta. Desde luego, sin que signifique restar legitimidad a otras opciones posibles.

Por último, desde El Periódico de Mairena no podemos dejar pasar la ocasión sin dar la enhorabuena a todas las formaciones concurrentes a los comicios, porque todas han conseguido significativa representación y todas ostentan cuotas de soberanía. De manera especial a un Partido Popular cuyo brío nadie se esperaba, aunque sí un ascenso; y a una IU que con sus 3 sillones en el pleno se ha hecho acreedora de un capital político inestimable. Como de igual modo felicitamos al PSOE por el enorme mérito de haber sido capaz de mantenerse 20 años (por el momento y en espera de pactos) en el poder, si bien entendemos que ahora toca consumar la cacareada renovación, que ha sido más simulada que real. En cuanto a los Andalucistas, cabe felicitarles por su frescura, su excelente programa, su brillante campaña, y la calidad de su lista. No así por los resultados, leve e incomprensiblemente en retroceso, y a buen seguro por nada que tenga que ver con ellos mismos sino con las dificultades históricas que viene arrastrando el PA y la ola bipartidista que todo lo viene eclipsando.

Comentarios de “El pueblo votó cambio”


  1. Aspirante a aspirante says:

    Antes de nada, resulta curioso observar el sesgo socialista evidente de su comentario. Por una parte habla de decir toda la verdad con “claridad total cierta profunda y diáfana” y a continuación pasa por manifestar una opinión que se podría clasificar como más que personal, por lo que no cabe otra que considerar que usted se refiere aque esa es “su” verdad, y no la verdad total (en caso de que existiera tal cosa). De hecho, con su comentario de claridad total previamente intenta dignificarla antes de exponerla con objeto de que esta se constituya como verdad única y universal. Una vez aclarado esto, entremos al trapo.

    Ya va siendo hora de dejar de opinar qué es lo que han decidido los votantes de IU o han dejado de decidir con su voto. Es evidente que cada votante tendrá sus creencias, motivos, opiniones y circunstancias sobre este caso. No obstante, lo que sí claramente han decidido los maireneros que han votado a IU con su voto era NO dar su apoyo de directo y de antemano a ninguno de los otros 3 partidos (PSOE, PP y PA) y esto es algo irrefutable, porque de lo contrario hubieran votado a alguno de los otros partidos, sin más.

    El resto es mera ficción y son sólo cábalas más o menos demagógicas, como en este caso la suya, con argumentaciones más o menos vagas sobre lo que hubieran decidido cada uno de los votantes maireneros que confiaron su voto a IU si hubieran podido elegir personalmente cada uno. Cuestión que sólo sería posible si cada votante de IU pudiera de nuevo votar libre y anónimamente sobre a quién habría que apoyar o a quién no, ya fuera votando a algún partido o absteniéndose. Como a todas luces resulta evidente que esta circunstancia se hace poco menos que imposible debido a que entre otras cuestiones, el voto ejercido en las pasadas elecciones fue secreto y por tanto no podría consultarse a estos ahora su opinión sobre esta cuestión.

    Sin embargo, resulta curioso que el destino quiso que la pelota cayera esta vez en el tejado de este partido concretamente (IU), en el que sí que existen afortunadamente medios legítimos que permiten en cierta forma refrendar lo que su electorado hubiera elegido. A esto se le denomina asamblea de los afiliados, cuyas deliberaciones son vinculantes y a la cuál cualquier votante/simpatizante/militante puede pertenecer si ha estado al menos un tiempo de afiliado de forma previa (60 días), con objeto de evitar manipulaciones de última hora. De hecho, IU es quizás el único partido serio que se define en sus bases como asambleario y en el cual lo decidido democráticamente en la asamblea local prevalece sobre cualquier otra directriz. Ciertamente las decisiones tomadas por la asamblea han de atender de forma general a criterios de partido, pero esto no quita que la asamblea sea en caso de mayoría la que tiene la última palabra. Cabe decir que este carácter asambleario honra inmensamente a este partido, siempre y cuando se respete en la práctica, aunque no guste a todos (lo que es un inconveniente en sí de la propia democracia). Este carácter asambleario, no es además injustificado, sino que atiende sobretodo al principio de subsidiariedad, por el cual se presume que el criterio de la asamblea local está suficientemente autorizado dado que conoce de primerísima mano las circunstancias particulares de su ámbito de actuación.

    En este caso concreto, como se ha repetido hasta la saciedad, la asamblea local de IU de Mairena del Alcor apoyó por mayoría el gobierno de coalición con el PP. Y esto es también irrefutable, no como sus argumentos. Es más, dicha mayoría no fue como defiende “por los pelos”. De hecho, por lo que se sabe no sólo fue por mayoría absoluta (la mitad más uno), sino que fue una mayoría todavía más amplia.

    Por otra parte, defiende usted que este pacto no es bueno para ningún partido. Resulta curioso como de nuevo vierte una opinión personal sesgada a la cual además de no estar demostrada, en este caso no hace ni falta de refutar porque aquí lo que está aquí en juego y se trata no es de lo de qué es mejor para cada partido, sino qué es lo mejor para el pueblo. Estaba claro, lo mejor para el pueblo y además necesario por falta de mayorías absolutas era el consenso. Y así se ha producido le pese a quién le pese. De hecho, el consenso no ha sido sólo con el PP como se supo posteriormente sino también con el PA, partido curiosamente también con ideología de izquierdas. Consenso que efectivamente puede romperse si luego no consiguen entenderse, pero prejuzgar su futuro de antemano resulta cuanto menos atrevido. Parece de hecho más probable que el buen devenir del gobierno esté más bien en la calidad de la gestión realizada (planes, medidas, ideas, relaciones institucionales, etc) y a la vez en la calidad personal de cada concejal (honradez, integridad, responsabilidad, talante, etc), más que en avatares proféticos de perfil apocalíptico.

    Otro hecho que no tiene desperdicio comentar aquí y que además es irrefutable es el apoyo dado por el PSOE al PP en otros muchos municipios, cuestión que por supuesto el PSOE sí que al parecer puede hacer y que además es completamente moral según ellos venden. Sin ir más lejos, el reciente apoyo por abstención al PP en Carmona por no pactar con IU. Resulta claro con tal estrategia que si IU quiere posicionarse como una alternativa de izquierdas propia y no como la hermanita pequeña del PSOE (supuestamente el grande de la izquierda) ha de plantarse como alternativa política independiente y libre de ataduras que decida por sí misma sin coacciones ideológicas preestablecidas de antemano. A este respecto el mismísimo Julio Anguita a tenor de los hechos acaecidos ha repetido en diversas ocasiones públicamente su desacuerdo con la apertura de expedientes, argumentando además que si el votante de IU sabe que su voto va a ir a parar (en caso de pacto) indefectiblemente al PSOE, ¿por qué no iban a votar entonces directamente al PSOE y así no tendrían mayor riesgo?. Señala además que la campaña de descrédito ha sido realizada de forma interesada desde Madrid para “robarles” votos de cara a las generales que tan crudas tienen. Ya lo decía Alfonso Guerra: “A mi izquierda el abismo”, pues ciertamente parece que cuando se trata de pactos no les importa arrimarse al desfiladero, pero si se arrima otro, ¡se caerá seguro!

    En definitiva, creo que con todo lo argumentado queda claro que para semi-verdades las suyas. Postura que además resulta aun más pretenciosa dado que la “verdad” que emite es enviada desde un lugar que está a unos 5.000KM donde evidentemente no puede estar muy al tanto de la realidad a pié de calle de lo que aquí ocurre, por mucha prensa online que lea o muchos familiares a los que llame. De hecho, no me cabe duda que si estuviera en Mairena y viviese el nuevo clima de cordialidad que se ha recuperado e incluso hablara personalmente con votantes de IU, cambiaría de esa tan suya “verdad”.

  2. JOSE ANTONIO CAPITAN MELLADO says:

    Estimado amigo Sr. Bautista:

    La vida es rica en virtudes y opiniones, todo un reto apasionante, y sobre todo con una convivencia de respeto. Nadie va a sufrir ningún “castigo” en democracia por decir que aquello le gusta más o menos que lo otro. Expresar deseos, sentimientos, opiniones y comentarios es la mejor forma de democracia y de crecer por dentro y hacer crecer a los demás, y que los demás lo entiendan de esa forma, es un acto de humildad y de participación ciudadana.

    No soy quien para rechazar el pacto tri-partito en el consistorio de Mairena, y creo que todos deseamos y pretendemos lo mejor para nuestra ciudad, pero es bueno llamar a las cosas por su nombre para que todos lo entiendan, y no decir cosas semi-verdaderas para encubrir una actuación diferente.

    La verdad es la claridad total, cierta, profunda y diafana, y no otra cosa.

    Los votandes de IU-CA han votado a esas siglas y luego los consejales de esa formación han votado la canditatura del Sr Ricardo Sanchez, cabeza de lista del PP, para que este obtuviese la alcaldia, asi como 5 delegaciones, y las restantes 3 para IU-CA y 1 para el PA.

    Es decir, los votantes de IU-CA no han votado al PP como es logico, como se quiere hacer ver con diferentes “argumentos”, los han hecho los representantes de estos primeros, usando malamente el voto asignado. Es a todas luces un pacto legal mas contra-natura, que puede pasar factura a IU-CA en el futuro o a los consejales de forma personal, pues parece ser que por esta actuación serán dados de bajas o excluidos de dicha formación, según declaraciones de Diego Valderas. O en su caso, se va a convocar dentro de un año plenos extraordinarios con mocion de censura para regularizar estas actuaciones.

    Claro que los 3 consejales de IU-CA podrán continuar dando su apoyo al PP en el futuro, en su unica calidad de independientes, de ser cierto lo que se prevee, serán estos representantes de ellos mismo. Por ello digo y razono que el acuerdo no es bueno para nadie a largo plazo,(quizás a corpo plazo para el PP) y mucho menos para IU-CA.

    Se dice que se han unidos para crear empleo y ayudar a Mairena, lo que ya se estaba haciendo con la anterior administración, ahora habrá que ver si se crean mas empleo o por el contrario disminuyen los ya creados, pues en estos momentos de crisis duraderas y sin capital que financie nuevos proyectos rico en mano de obra, nadie crea empleo productivo, y subvencionar (si se puede) no es crear empleo a largo plazo, y por tanto no es lo que se dice ni lo deseado.

    En consecuencia, una cosa son los deseos de cada persona y argumentos justificativos de su actuación, y otros son las ideas, posibilidades reales, financiación adecuada, gestión profesional y entorno, que nos permita el deseo de todos, que no es otra cosa que crear empleo duradero, que es lo que se necesita en estos momentos.

    Repito que no estoy en contra de nadie, y menos de D. Ricardo Sanchez o de IU o de otros, solo el deseo didactico de que todos entiendan claramente lo que antes expongo y lo que exponen los demás, y como lo hacen.

    El tiempo es sabio y pone las cosas en su sitio.

    Muchas gracias por su publicación.

    Saludos a todos y todas.

    JOSE ANTONIO CAPITAN MELLADO
    NATAL -RN- (BRASIL)

  3. José Manuel Bautista says:

    Estimado Sr. Capitán:

    Gracias por su aportación y análisis de la situación.
    Son muchos los análisis y los matices que podemos descubrir y comentar en todo lo acontencido en Mairena en las últimas semmnas, siendo el suyo uno de los posibles. Pero es evidente que ninguno agota la realidad, pues la misma es más compleja que ninguna aportación particular.

    Me gustaría comentar un par de detalles que ayudan a entener todo lo ocurrido:

    1) Es fácil hacer análisis de los resultados en un sentido o en otro, pero hay ciertos elementos que son invariables, uno de ellos el voto del ciudadano, por varios motivos: a) Son los ciudadanos los que votan y, lógicamente, entre ellos no se ponen de acuerdo un rato antes de votar para decidir a quién vota cada cual; b) El veredicto de las urnas tiene, así, un carácter de imprevisibilidad; c) Siendo así, lo que sale es el fruto de ciudadanos que en su capacidad y libertad ejercen su derecho a votar, cada cual lo que desea (incluído no ir a votar).

    2) Es evidente que el panorama dibujado con los resultados del 22M es muy diferente al panorama dibujado en los últimos años: el partido en el poder durante 20 años (PSOE) pierde la mayoría absoluta, el Partido Popular consigue igualar en concejales con un alza espectacular, de Izquierda Unida vemos la fidelidad de sus votantes y el Partido Andalucista consigue mantener sus dos concejales.

    Esto pone por delante un escenario muy diferente a lo vivido en las últimas 4 elecciones: no hay una mayoría absoluta y los partidos tienen que hablar, negociar y decidir el futuro gobierno. Lo permite la ley, es legítimo y de su capacidad y generosidad los ciudadanos ser servirán para vislumbrar el futuro. Y los partidos han hablado, negociado y decidido en libertad, les tocaba a ellos y lo han hecho. Nos puede parecer lo que sea, pero es lo cierto que tres partidos se han puesto de acuerdo para gobernar.

    Podemos leer en El Periódico de Mairena, además, que todo el proceso de negociación lo han llevado con prudencia, sentido común, altura de miras y cada uno poniendo encima de la mesa lo que entendía qué era lo mejor para Mairena. De ahí ha salido un acuerdo, el cual podemos calificar como sea, pero no olvidemos que en democracia las mayorías ganan, estando revestidas de la máxima legitimidad; IU, además, llevó todo el proceso a una asamblea y ésta refrendó con una mayoría de votos el acuerdo. Hubo ciertamente discrepancias, pero es que siempre las hay en sociedad y, así mismo, en el seno de los partidos; pero éstas se resuelven con cordura, como así está ocurriendo, todos remando en una dirección: resolver el problema más importante que tiene Mairena -el paro-, generando oportunidades desde la participación de todos, para romper las desigualdades y traer el bienestar para todos los ciudadanos.

    En esa misión están los partidos del acuerdo, creo que en una actitud generosa y que todos los maireneros agradecemos.

    Saludos cordiales.
    José Manuel Bautista Vallejo
    Director

  4. JOSE ANTONIO CAPITAN MELLADO says:

    El acuerdo PA, IU-CA y PP no es bueno politicamente para los dos primeros partidos, para el PP puede que en principio le sea positivo trás alcanzar la Alcaldia, pero veremos que pasa en el futuro.

    Respecto al PA digo que no es bueno y razono debidamente, porque es un partido que va mas a distorsionarse que a participar en una verdadera indentificación e imagen politica y especialmente andalucista, y digo eso, porque en Mairena han apoyado al PP y en el Viso, por ejemplo, apoya al PSOE, es decir, el PA está en una situación indefinida que no ayuda a una verdader identificación politica. Un partido politico se identifica por su ideal politico y no por pactos con unos y otros, según convenga a cada persona, pues los partidos politicos son entidades y no personas, por eso se rigen por estatutos que se deben respetar.

    Sin identificación politica y su lucha permanente por esa identificación, no existe partido politico.

    Lo siendo, pero el IC-CA ha perdido una gran oportunidad de hacer su verdader apolitica desde la oposición, o en su caso al lado del PSOE, y seguro que sus votantes y simpatizantes así lo hubiesen deseado, por eso votarón a IU-CA y no a otro partido.

    Respecto al IU-CA es una pena que sus consejales electos hayan decididos apoyar al PP en vez de abtenerse o en su caso apoyar al partido mas afim a su ideologia como pudiera ser el PSOE.

    Abtenerse y dejar al PSOE en la alcaldia pero en minoria hubiese sido lo ideal, siempre tendria la llave de los futuros acuedos, y de vetar junto con los demas partidos en la oposición lo que no les intereses, con ello, su labor politica hubiese sido clara, limpia, efectiva y plaudible.

    Que no quepa la menor duda que IU-CA se ha equivocado totalmente, dado un viraje politico imprevisible, incierto y contrario a sus electores, y en especial contrario a su historia, ideologia, a sus metas y objeivos politicos, y todo se quiere justificar ahora de que Mairena ha votado eso, lo que no es verdad, y quien mas votos ha obtenido ha sido el PSOE. (como todos sabemos) y detrás de él el PP. No se puede negar la evidencia.

    Saludos cordiales a todo s todas.
    JOSE ANTONIO CAPITAN MELLADO



Escribe tu comentario