Martínez Aguayo defiende en Mairena los nuevos Presupuestos Generales

La consejera de Hacienda critica duramente las políticas de recortes del gobierno central

La consejera de Hacienda y Administraciones Públicas, Carmen Martínez Aguayo, visitó nuestra localidad para hablar de la confección de los Presupuestos Generales de Andalucía, aprobado recientemente. Es la cuarta vez que elabora la hoja de ruta de la economía andaluza.

Antonio Casimiro Gavira se encargó de su presentación, y le atribuyó cualidades como lealtad, firmeza y responsabilidad para cuadrar unas cuentas tan complicadas no solo por las circunstancias económicas, sino también por la política de recortes del gobierno central. En su alocución, Gavira identificó la falta de fluidez del crédito como uno de los mayores problemas para la economía, y calificó como errores los recortes en I+D, formación, políticas activas de empleo, o becas.

Políticas desacertadas

Más que referirse a cifras o porcentajes, Martínez Aguayo hizo un repaso a cómo se han confeccionado estos presupuestos en líneas generales. Acusó a Rajoy de no realizar a tiempo los de 2012 esperando a las elecciones andaluzas de marzo, a lo que se unieron factores negativos como la mala evolución del empleo y el empeoramiento del sector financiero.

En el entorno de elaboración de las nuevas partidas, dijo la consejera, han entrado los problemas sociales derivados de la falta de empleo, el hambre, cada vez más extendido, y el hecho de ser los primeros presupuestos elaborados por un gobierno de coalición, frente al que había mucha gente trabajando en contra “sobre todo del Partido Popular”, destacó.

Durante toda su intervención, Martínez Aguayo se mostró contundente en afirmar que las políticas de recortes son equivocadas, y puso ejemplos como el de Estados Unidos que, estando en la raíz de esta crisis, atraviesa mejor situación que Europa después de haber puesto en puesto en marcha políticas de estímulo de la economía. En ese sentido, dijo, se ha pronunciado Griñán en la última conferencia de presidentes, donde ha asegurado apoyo a Rajoy siempre que se produzca un cambio, no se amedrente en Europa y deje de ser “el buen alumno de Angela Merkel”, algo que, dijo, aún no se ha producido.

La consejera mostró su indignación ante las acusaciones del gobierno central de no acometer reformas estructurales, y afirmó que si estas pasan por cambiar el sistema educativo (despedir profesores, menos becas, separar niños y niñas en la educación primaria..), o una pérdida de talento o cualificación, Andalucía no lo hará. Es un proceder, afirmó, contrario a comunidad andaluza y a su ideología, “como volver 30, 40 ó 50 años atrás”.

Martínez Aguayo también hizo comparaciones con otras comunidades como Castilla La Mancha, donde se han cerrado servicios sanitarios en el Hospital Nacional de Parapléjicos o Madrid, donde se han dejado de prescribir tratamientos contra el cáncer en algunos hospitales, según denuncia el PSOE. Por ello, la consejera aseguró entender por qué en una manifestación pudo entender que se alertara de un posible genocidio en un pancarta, aunque la palabra le pareció fuerte.

Aseguró que los presupuestos mantienen al profesorado, la gratuidad en los libros, las tasas universitarias al mínimo (pese a la ley que obliga a subirlas), las becas y las guarderías abiertas, además de no dejar a nadie fuera en sanidad y mantener una cantidad importante para dependencia, aunque aseguró no poder avanzar más por las limitaciones impuestas.

Por otra parte, la consejera se lamentó de que haya comunidades autónomas (Canarias y Extremadura) con planes especiales que reciben más dinero para políticas de empleo, o que el PP haga caso a las quejas desde las comunidades que gobiernan, otorgándoles más dinero, y no lo haga nunca con Andalucía “porque anteponen su interés al de los ciudadanos”.

Preguntas de los ciudadanos

En una situación en la que muchos políticos a diferente escala rehúsan de preguntas, Carmen Martínez Aguayo se sometió a cuantas quisieran hacerle los ciudadanos congregados en la Casa del Pueblo. La consejera fue clara y directa con quienes le interrogaron.

En primer lugar, el constructor Francisco Sánchez se interesó por la deuda de las administraciones con las empresas constructoras y sugirió que no se olvidasen de la gente que depende de la construcción, a pesar, dijo, de que todos los políticos hablan de un cambio en el sistema productivo.

La consejera respondió que no se harán grandes inversiones con unos presupuestos a la baja y teniendo en cuenta que estas puede esperar, ya que Andalucía cuenta con una buena red de carreteras, ferrocarril, infraestructuras sanitarias, etc. Consideró prioritarias las primeras necesidades, y que se impulsarían “obritas intensivas” para rehabilitación de viviendas y otros que hiciesen uso de personal. En cuanto al pago de deudas, afirmó que la autoridad competente es Tesorería.

La consejera fue interrogada también sobre cómo afectaría la bajada en los presupuestos a Ayuntamientos y pueblos. En este caso, Mairena tiene como proyecto pendiente y destacado la finalización del CARE, y la consejera reiteró que la inversión no es lo primero, sino, en la misma materia, priorizar tratamientos o mantener a los profesionales sanitarios. De todas formas, Martínez Aguayo afirmó desconocer la situación del proceso, competencia de la consejería de Salud, momento en el que miró a su compañero Gavira para que este le indicara que sigue adelante.

Por otro lado, la consejera afirmó que la unidad de Andalucía Orienta no se va a abrir porque depende del Estado, se ha eliminado su partida y ella no puede “fabricar billetes”.

Martínez Aguayo también valoró la huelga como “supernecesaria” cuando fue interrogada a este respecto, afirmando que estamos recorriendo nuestra historia en sentido contrario y que los jóvenes no se dan cuenta porque siempre han vivido en democracia. Cuestionada sobre si siempre había que hacer caso al Fondo Monetario Internacional, dijo que, al menos, en cuanto a que se han pronunciado de forma contraria a las políticas de austeridad.

Escribe tu comentario