Si quiso decir eso, también Séneca se equivoca

Ante la reflexión de que no necesitamos un plan de pensiones porque la muerte está lejana, les digo por qué no estoy de acuerdo…

"Desde la barrera de: El Alcor”
 

José Mª Ortega 2El pasado domingo (28/07/2013) leí un artículo en el periódico Diario de Sevilla firmado por León Casas, se titulaba: Séneca y los planes de pensiones.

En él venía a decir que Séneca ya en el pasado nos advertía de que no era recomendable invertir en un plan de pensiones. El filósofo hacía una reflexión en la que el ser humano siempre actúa sin tener en cuenta la posibilidad de la muerte inmediata, es decir, que los humanos siempre actuamos como si la muerte tardara mucho tiempo en venir a buscarnos. Ante esa premisa el periodista se preguntaba: ¿para que ahorrar recursos para el futuro en un plan de pensiones si la muerte la podemos tener a la vuelta de la esquina?, disfrutemos y agotemos todos nuestros recursos en disfrutar el presente. Además argumentaba León Casas que los planes de pensiones son un invento del banco y nunca dan rentabilidad y en caso de darlas nunca van más allá del IPC.

No soy filósofo por lo cual no voy a ser yo quien interprete la reflexión de Séneca, pero sí voy a argumentar por qué no estoy en nada de acuerdo con el periodista León Casas. Porque, además, se trata de una reflexión que comparte mucha gente de la que me encuentro en el día a día por la calle. Y espero que le pueda servir de ayuda a alguien más.

León Casas y los que opinan como él están equivocados porque:

a) Es cierto que la muerte nos puede visitar más pronto que tarde, pero lo verdaderamente cierto es que el ser humano cada vez es más longevo, muere más tarde, y cada vez hay más indicios de que la seguridad social no estará ahí para ayudarnos a tener una pensión que nos haga mantener un nivel de vida digno. Por lo que si no planificamos muestro futuro lo podemos pasar mal.

Además, en caso de que la muerte nos cite, lo acumulado en un plan de pensiones pasa a los herederos al igual que el resto del patrimonio, por ejemplo un solar.

b) El plan de pensiones no es un invento de los bancos. Es un producto en un 99% de las veces mal vendido por los bancos. Ya que un plan de pensiones no es un producto para ahorrar un dinero de cara a la jubilación (para eso hay otros productos), un plan de pensiones es un producto de ahorro fiscal.

c) Es totalmente falso que un plan de pensiones no dé rentabilidad o si la da no supere al IPC. Claro que un plan de pensiones da beneficios, e incluso muchas veces pérdidas, todo depende de dónde se invierta y cómo se gestione. Pero, para que un plan de pensiones dé beneficios hay que contratarlo con un especialista que le haga un seguimiento continuo, y no hacerlo por compromiso con una entidad que ni siquiera te informa de cómo funciona, o hacerlo porque el banco te extorsiona y obliga a firmarlo para concederte una hipoteca o una línea de crédito a la empresa.

Si admiten un consejo, a Séneca no se lo doy porque está muerto, sean previsores con el futuro y dejen de “ponerse la ropa de los domingos para ir el banco”.

Comentarios de “Si quiso decir eso, también Séneca se equivoca”


  1. Outrider says:

    los lleváis a mi entender parte de razón. El señor Ortega la lleva en la necesidad de ahorrar para tener una vejez con seguridad económica y para ello da dos productos. Uno financiero, el Plan de Pensiones y otro en base un seguro de vida con rentabilidad, el Plan de Jubilación.
    Dentro de los dos yo me decantaría por el de Jubilación, que aunque no tiene ahorro fiscal anual si lo tiene al recuperar cuando llega la jubilación el capital invertido más una rentabilidad mínima por contrato.
    El de Pensiones ahorras fiscalmente ahora pero luego lo tienes que pagar de un golpe y no hay compromiso mínimo de rentabilidad.
    En cuanto al señor González estoy de acuerdo con usted en que es bueno la inversión directa en empresa ya establecidas o en proyectos de empresas. Esto antes existía en muchos negocios el llamado “socio capitalista” que era el ponía el dinero y otros ponían la fuerza de trabajo y las ideas, la mala fama dada a estas personas, los socios capitalistas, comparándolos con los grandes capitalistas o empresas de capital riesgo han hecho que prácticamente desaparezcan. Estos socios capitalistas o también llamados inversores son los que tienen que volver a apoyar a la pequeña y mediana empresa entrando en su accionariado. No hace falta que sean millonarios, muchas veces son algunas decenas de miles de euros lo necesario.
    Una cosa que hace retraer a estos pequeños inversores es la laguna jurídica que existe para poder controlar en cierta medida sus inversiones.
    Pero como he dicho al principio lo ideal es tener “los huevos en varios cestos” y hacerlo una parte en un Plan y otra en empresas (que crearía trabajo y riqueza directa) son los cestos.

  2. MANUEL GONZALEZ says:

    Pues no estoy de acuerdo, ni con los planes de pensiones, ni los de jubilacion, ni mucho menos con los bancos.
    En mi opinion es la sociedad civil, o sea todos nosotros los que debemos organizarnos, apoyando a aquellos que tengan ideas, y sean de fiar.
    El apoyo consiste en invertir dinero de nuestros ahorros, y vigilar la ejecucion de las ideas, participando como accionistas en la sociedad.
    Se trata de independizarse de los bancas, que lo unico que hacen es ganar dinero con nuestro dinero, y especular, sin base en la economia real.
    La economia real es la que produce bienes y/o servicios para cubir necesidades, por ejemplo, alimentos o productos para exportacion.
    Es lo que hacen en Alemania, donde los alemanes invierten en sus empresas productoras y exportadoras, con lo cual crean puestos de trabajo en su pais, y entra dinero de fuera.
    En españa, se esta exportando cada vez mas, con lo cual estamos en el buen camino, pero convendria que apoyaramos a esas empresas invirtiendo en ellas, o sea participando en sus ampliaciones de capital

    • José María Ortega says:

      Manuel González lo primero es dar las gracias por mostrar su opinión. En cuanto a su punto de vista no veo porque tiene que ser opuesto el invertir en una empresa o proyecto con el de ahorrar a través de un instrumento financiero. Ambas cosas pueden convivir, y principalmente deben de convivir por diversificar. Además pónganse en el caso de que el proyecto empresarial en el que invierte fracasa, si a la misma vez tiene un capital ahorrado para la jubilación todo será más fácil cuando llegue ese momento.
      Comparto su opinión respecto a los bancos, por ello le aconsejo buscar información para trabajar financieramente con entidades de seguros.



Escribe tu comentario