La discográfica Universal edita el primer disco orquestado de Antonio Mairena

Producido por Jesús Bola, los señeros palos del maestro renacen con la perfección técnica de las notas de la Sinfónica de Bratislava

SinfoniaantoniomairenaA pesar de los más de 30 años transcurridos desde su fallecimiento, Antonio Mairena muestra ahora su cara más moderna y vigente sin perder su reconocido clasicismo flamenco. Todo gracias a la aparición de un nuevo trabajo discográfico, una selección de diez de sus típicos cantes despojados del sonido de la guitarra por obra y gracia de innovadoras técnicas de estudio, para luego ser revestido con los arreglos orquestales de la Bratislava Symphony Orchestra, dirigida por Jesús Bola, con la colaboración especial del Liceo Municipal de la Música de Moguer.

La experiencia no es nueva. Ya se conocen otras de artistas en vida como Juan Peña El Lebrijano, u otros fallecidos como Nat King Cole que volvieron a la actualidad desde el otro mundo para dar nueva vida a su música cantando a dueto con su hija Natalie. Sin embargo, en el caso del maestro de Los Alcores, la experiencia resulta más sorprenderte si cabe, fundamentalmente, por el cliché de purista imperturbable que tantas veces se le ha colocado (injustamente al decir de los que realmente intimaron con él), un mito que con este trabajo titulado Mairena Sinfónico salta por los aires.

La obra viene de la mano del sello discográfico multinacional Universal Music, el de mayor catálogo y prestigio dentro del mundo del cante, y ya está en la calle con una tirada que de momento se circunscribe a Andalucía. Iniciativa a todas luces privada, prueba del fehaciente del tirón que Antonio Mairena sigue teniendo en el mundo de este arte y negocio. A pesar de todo, el productor y padre de la obra Jesús Bola, no renuncia al apoyo público que desde las administraciones, llegado el caso, se le pudiera brindar si así se considerara por conveniente e interesante. Porque en todo caso, de lo que no cabe duda es de lo mucho que Mairena Sinfónico va a dar mucho que hablar y escuchar.

La idea del proyecto se remonta a una sugerencia a Jesús Bola del periodista Jesús Quintero en el transcurso de una entrevista, cuando éste le preguntó cómo sonaría sin música la seguiriya de Triana que lleva por título Cómo reniego, precisamente el cante que abre la producción. A partir de ahí, la mente del músico y productor sevillano no paró hasta madurar el trabajo recién nacido, que llega ahora al mercado. Un reto técnico para el que Jesús Bola se sirvió de la más moderna técnica en su estudio de sonido de Gines. Todo después de dejar la voz de Mairena desnuda de guitarra en todas aquellas interpretaciones que lo permitían, entre una selección total de 80, que de entrada realizó el sobrino y heredero de Mairena, Antonio Cruz Madroñal.

A partir de ahí, la orquesta sinfónica de Bratislava, y en menor medida los músicos del Ayuntamiento onubense de La Rábida se encargaron de instrumentar los cantes, con un resultado impecable, unos arreglos sorprendentes, y una armonía entre la voz original y la añadida instrumentación que hacen exclamar con satisfacción al sobrino del llorado artista cuando afirma que “es lo más grande que he escuchado en mi vida por lo novedoso, inesperado y puro”, cosa que manifiesta al tiempo que alaba el discreto papel de acompañamiento orquestal, que no renuncia por supuesto a la guitarra, pero tampoco a instrumentos tan insospechados como la gaita, presente en la farruca que se incluye en la obra.

El disco Mairena Sinfónico del llorado Antonio Mairena marcará un antes y un después en su obra, aún a título póstumo. Eso al menos es lo que se espera y prevé por parte de sus artífices, a la espera de la última palabra que, como siempre, la dirá el respetable público. Puede adquirirse en los departementos de discos de El Corte Inglés, y en el pueblo natal del artista en la Casa del Arte Flamenco Antonio Mairena.

Escribe tu comentario