Se acelera el proceso de legalización de las urbanizaciones

Molino Romano, Cerro de los Camellos, La Hijuelilla, San Blas y Los Claveles podrán consolidar sus terrenos y contratar suministros

La delegación de Urbanismo presentó en rueda de prensa el viernes 22 de mayo el documento de la clasificación definitiva del suelo propuesta a las urbanizaciones Molino Romano, Cerro de los Camellos, La Hijuelilla, San Blas y Los Claveles para conseguir la consolidación de los terrenos, la contratación de suministros y la mejora de los servicios.

D:0-TRABAJO2-SURMALCOR1-ASENTAMIENTOS URBANISTICOS SUELO NO URBANIZABLE3-PRE AVANCE ASENTAMIENTOS3-CLASIFICACION DEL

El Ayuntamiento ha mantenido reuniones con miembros de estas urbanizaciones históricas que alcanzan en total las 1.000 parcelas y tienen una población estacional bastante alta, para conocer sus inquietudes y propuestas. Continúa así el proceso de legalización de la forma más rápida posible, contando con el consenso, la unanimidad y apoyo de los propietarios de las parcelas, quienes deben presentar el documento en asamblea para que, como último paso, el pleno lo apruebe definitivamente. Hasta ahora sólo la urbanización San Blas ha sometido el documento a asamblea, y ha sido ratificado con más del 97% de votos favorables.

Esta reclasificación recoge la posibilidad de parcelar y el aumento de la edificabilidad para construir, incluyendo las dotaciones de espacios verdes. Cada urbanización podrá desarrollar este proceso de forma independiente pues tienen diferentes niveles de consolidación. Molino Romano, Cerro de los Camellos y La Hijuelilla están más avanzadas que otras urbanizaciones.

Las nuevas modificaciones de la ley urbanística de Andalucía permiten acelerar este proceso de legalización, pues aporta capacidad de autogestión a las urbanizaciones que podrán desarrollar su suelo de forma independiente a la tramitación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), a través de una modificación puntual que atienda todas las necesidades.

Se reconoce y recompensa así el esfuerzo realizado por las urbanizaciones para dotarse de infraestructura tanto de saneamiento como de abastecimiento, y se ofrece la oportunidad de que los propietarios puedan desarrollar sus suelos para que puedan considerarse en el futuro como suelo urbano consolidado.

A estas urbanizaciones se les reconoce ciertos estatus desde 1994 en las normas subsidiarias y aunque en 2013 fueron reconocidas como asentamientos urbanísticos, aún hoy siguen estando consideradas como suelo no urbanizable, algo paradójico cuando se consideran urbanizaciones históricas de Mairena.

Escribe tu comentario