Nada menos, pero ¿nada más…?

Artículo de opinión de Antonio Palomar García

¿Estabas segura Soraya cuando dijiste aquello de que en Cataluña se convocaban “nada menos que unas autonómicas y, sobre todo, nada más”? ¿No sería tan sólo una frase bien traída para el momento que te ha dejado en evidencia ante los hechos actuales?

Antonio-Palomar2Yo, y muchos como yo, nos quedamos con lo segundo. Porque visto el desarrollo de la campaña electoral en las ¿autonómicas?  catalanas, te está pasando por encima una ciclogénesis explosiva política, cargada de chulería independentista, ante la que no os ha quedado a ti y a quien se deja aconsejar por ti, más que encaramaros al palo de nuestra legislación con la amenaza del “verás cuando llegue la calma”, que mantiene a nuestra Patria a la perpleja espera de una respuesta de su gobierno que no llega, ante lo que en verdad se han convertido las supuestas, nada menos que, autonómicas del 27-S, en las que el debate ronda, casi en exclusiva, en torno a si habrá o no independencia, en qué medida y cuándo.

No se habla de quién ganará, porque ya se sabe. Si no por cuántos votos o porcentaje, y cuándo se atreverán; con qué mayoría se sentirán legitimados para hacer cumplir su pretensión rupturista, dejar a España desmembrada y a los catalanes al borde de un precipicio del que mucha culpa tendrá vuestra indolencia de haberles dejado llegar.

Porque nuestro Gobierno debe haber olvidado que nuestras leyes no son leyes floreros. Nuestro ordenamiento jurídico, cada ley que se aprueba comenzando por la que les da verdadera legitimidad a todas, nuestra Constitución, no están sólo para mostrarlas, lo son para cumplirlas, para “percutirlas” contra todo aquel que las inflija.

santamariaSi quieres floreros, vete a un chino y lo pagas con tu nómina. La misma que te pagamos entre todos para que, como juraste, cumplas y hagas cumplir nuestra Carta Magna y el ordenamiento jurídico que la desarrolla. Pero, sobre todo, justifica tu nómina con el cumplimiento de lo jurado.

Y, sobre todo también, porque entre todos los que habéis decidido participar en esa competición, perdida de antemano, disteis legitimidad a un debate en el que VOX jamás entraría por una cuestión que, a quienes lo habéis permitido, os debería avergonzar: la UNIDAD DE ESPAÑA NO SE DISCUTE, NO SE DEBATE, y contra quienes así procedan toda la ley contra ellos, sin ambages, sin esperas a que no sé mandamiento del Congreso o de no sé qué tribunal. Fuisteis elegidos para adoptar medidas, no para esconder tras tribunales vuestra capacidad de resolución ante situaciones de semejante gravedad a la que habéis dirigido a toda España, nuestra Nación.

Con el mismo orgullo que preocupación, Señora Vicepresidenta le digo, que se tendrá que acordar de VOX. Porque fue VOX quien le recordó el artículo 155, quien presentó las querellas correspondientes, quien ha removido lo necesario para que los españoles sepan que se estaba permitiendo una ilegalidad enmascarada tras la legitimidad de unos comicios cuyo costo, por triplicado en cinco años, hubiera permitido a la región catalana de algunas de los cosas de las que ahora carece. Y a ustedes no les hubiese puesto en la picota de no haber demostrado que, a la hora de la verdad, son nada menos que un gobierno, pero nada más que un gobierno incapaz de afrontar asuntos como el presente.

En fin, les queda la posibilidad quizá no muy lejana, que en un eventual futuro gobierno se deje aconsejar por los próximos diputados de VOX a Cortes que, desde luego, harán primar la voz de toda España antes que las de unos pocos y mal-avenidos pero, aún a su pesar, españoles.
Apúnteselo.

Escribe tu comentario