“Maireneros por el mundo”: Jesús Vallejo

De Bélgica pasamos a Colombia. Más concretamente a Medellín, hasta donde el mairenero Jesús Vallejo López se ha trasladado. A sus 31 años, Jesús ha recorrido ya varios países. En Colombia lleva desde el mes de febrero, aunque el verano anterior estuvo conociendo el país antes de asentarse este año allí para estudiar un Máster […]

De Bélgica pasamos a Colombia. Más concretamente a Medellín, hasta donde el mairenero Jesús Vallejo López se ha trasladado. A sus 31 años, Jesús ha recorrido ya varios países. En Colombia lleva desde el mes de febrero, aunque el verano anterior estuvo conociendo el país antes de asentarse este año allí para estudiar un Máster en Aprendizaje y Enseñanza de Segundas Lenguas. Todo un viaje de conocimientos y desarrollo personal en el que podremos participar leyendo sus aventuras en el blog que ha empezado hace poco.52605-O752HO

  • ¿Por qué has salido de Mairena?

Me gusta retarme. Mi caso no se enmarca dentro de los numerosos jóvenes que por motivos profesionales han dejado nuestra localidad y nuestro país. Afortunadamente, desde los diecisiete años no he parado de viajar y pasar veranos en diferentes países europeos y americanos. La primera aventura fue dura, cuando casi obligado mis padres me llevaron al aeropuerto de Málaga con destino a EEUU. Tras romper ese miedo, salir se ha vuelto en adicción.

  • ¿Es muy diferente la cultura colombiana en comparación con la española?

Existen sus semejanzas y sus diferencias. Además, es un país tan extenso con una historia racial tan diversa que incluso dentro de la cultura colombiana son evidentes las diferencias dependiendo de la región en la que te encuentres.

Es notorio el patrimonio cultural y folklórico que quedó en esta tierra después de la invasión española. Sus fiestas, arquitectura, gastronomía, aún guardan mucho o parte de ese legado que trajo la colonia.

  • ¿Qué esperabas encontrar cuando llegaste?

Por el hecho de haber conocido la ciudad y parte del país, durante el pasado verano, las expectativas de sorpresa eran menores. Aunque algo que si deseaba conseguir y que echaba en falta en mi vida en España, era disponer de más tiempo. Tiempo para descubrir otras facetas de mi persona, así como desarrollar aficiones conocidas y otras no tan conocidas.

  • ¿Cuál es tu experiencia laboral en el extranjero?

He tenido alternando experiencias laborales y académicas en los últimos diez años en diferentes países. Cursando programas de idiomas en Inglaterra y Estados Unidos, trabajando en el sector de la hostelería en Inglaterra, desarrollando programas de voluntariado como docente en Estados Unidos y Nicaragua. Claro está, que algunas experiencias (principalmente las últimas), han estado más enfocadas a mi profesión como docente de idiomas. Pero todas en alguna medida, han supuesto un enriquecimiento, moldeando y construyendo mi personalidad. Echo la vista atrás y valoro enormemente la fortuna de haber conocido y vivido esos momentos. No todos fueron fáciles, el miedo siempre está ahí, pero la sensación de satisfacción que queda cuando superas obstáculos fuera de tu tierra es muy placentera. Principalmente, me alegra ver que cada día soy una persona más tolerante y con mayor resiliencia.jesus-vallejo-maireneros por el mundo

  • ¿Qué es lo que más echas de menos?

Esta es la aventura más larga en la que me he embarcado a día de hoy. Es un programa máster de dos cursos académicos, por lo que como mínimo estaré por aquí hasta enero de 2017. Mis experiencias anteriores nunca superaron los tres meses, de ahí que no me diera tiempo echar en falta los tópicos: la comida de casa de tus padres, la cervecita con los amigos, el cariño de la familia, las fiestas de nuestra tierra. Sinceramente, cuando veía los programas o leía los artículos de tantos y tantos españoles que dejaron atrás nuestra tierra y contaban cuánto echaban de menos a sus seres queridos y a sus costumbres, frívolo de mí, pensaba que exageraban, que no era para tanto.

En estos meses, y desde tanta distancia, he reforzado la idea de cuán importante son mi gente para mí. He echado mucho en falta a mi familia y a mis grandes amigos. Siempre supe que los tenía ahí, a una llamada, pero está siendo esta experiencia un puente para reforzar que debo cuidar mi relación con ellos y estar siempre presente en sus vidas.

  • ¿Qué es lo que más te gusta de esa ciudad?

Dentro de Colombia, todos dicen que Medellín es la ciudad top. El mejor lugar para vivir por su clima, las oportunidades profesionales, la vida cultural y sus infraestructuras. Yo estoy enamorado de su clima primaveral eterno, así como de su gente. Los paisas, como se le conocen a los colombianos de esta región, son muy abiertos al extranjero. Me gusta su trato educado. Gente activa y emprendedora. Además, valoran enormemente la cultura española. Les encanta todo lo que venga de nuestra tierra. Eso facilita la vida aquí.

  • ¿Cómo es la vida en esa ciudad?

Es una ciudad viva, cultural e innovadora rodeada de montañas. Hace dos años la nombraron la ciudad más innovadora del mundo. Es la única ciudad de Colombia que cuenta con metro, de lo cual se sienten muy orgullosos. No son ni las siete y ya se palpa el frenesí en las calles. Aquí la vida laboral empieza a funcionar mucho más temprano. Me sorprendió gratamente la cantidad de eventos culturales que se celebran durante la semana. Hay muchos teatros, festivales y las universidades ofertan variedad de actividades, así como la alcaldía. Destacaría negativamente el tráfico durante el día. El transporte público de autobuses es exagerado. Hay demasiado vehículo para la infraestructura viaria que dispone la ciudad. Lo que además trae consigo un alto índice de contaminación. Afortunadamente, a menos de 20 minutos tienes acceso a la naturaleza y puedes respirar un aire más puro.

  • ¿Qué destacarías para aquellos que nunca han ido? ¿Qué tendrían que visitar, con qué tendrían que tener cuidado?

A nivel internacional todo el mundo tiene en mente los mismos estereotipos cuando escuchan la palabra Colombia: droga, secuestro, guerrilla, prostitución. Los medios de comunicación nos bombardean a diario con un sinfín de mensajes que solo fomentan lo negativo, el miedo, el odio. Esta ciudad y este país, tienen tanto que ofrecer. Su riqueza natural y cultural es tan rica y diversa, que encasillar a un pueblo por todas esas realidades, que no son del todo ciertas, me resulta injusto y triste.

Es un país que crece, y que día a día hay muchos que luchan por cambiar este imagen tan desdibujada que se exporta. El turismo y la inversión extranjera no dejan de crecer. Para los amantes de la naturaleza éste es su destino. Es el segundo país con mayor biodiversidad del mundo. Una variedad racial, paisajística, gastronómica realmente alucinante. 3.000 kilómetros de costa; es el único país sudamericano bañado por el Pacifico y por el Caribe. Hay 87 tribus indígenas. La Cordillera de los Andes, que recorre el país de sur a norte, está repleta de parques nacionales. Las fincas cafeteras. Sus pueblos coloniales con sabor a Andalucía. La alegría de sus bailes y el cariño de su gente.

Claro que tienen mucho en lo que mejorar, pero al igual que nuestro país, si lo comparamos con otras naciones europeas que nos llevan años de ventaja en tantos campos de la que llaman la sociedad del bienestar.

  • ¿Crees que volverás pronto?

Pienso que haré una escapada larga en Navidades. Hasta entonces, espero recibir visitas de familiares y amigos.

  • ¿Qué le aconsejas a aquellos que piensan en irse para buscar empleo?

En mis veintes, como tantos jóvenes seguía esos programas como “Andaluces por el mundo”, y me inundaba la curiosidad de verme yo mismo en uno de esos escenarios. No solo ya viajar, sino afincarme en un sitio distinto a lo que conocía y experimentar otro tipo de vida. Así que a los 25, terminado mis estudios como maestro de inglés, tuve el deseo de salir y apostar por una experiencia distinta en un país anglosajón. Finalmente me decanté por tomar un trabajo y crecer como docente. Vivir fuera de mi tierra era una espinita que tenía clavada, una ilusión que quería cumplir y dependía principalmente de mí.

Consejos. Pues no tengo muchos que dar.  Sé que salir de la zona de confort no es nada sencillo, pero si realmente es lo que quieres, debes apostar por ello. Llámese dejar tu país, cambiar de trabajo, abandonar rutinas. Si sientes que el cambio es necesario, hay que meterse de lleno y apostar por él. Pienso que es primordial la confianza en uno mismo cuando estamos en un proceso de cambio, y a pesar de las trabas, hay que pelear.

 

  • Has comenzado un blog con motivo de tu viaje, ¿cómo surgió la idea?

Hace unos años me aficioné a la escritura. Sentí que escribir sana y ayuda a valorar mucho más todo lo que te rodea. En los últimos veranos comencé a relatar mis experiencias en un diario de viaje que compartía con amigos vía email. A mis familiares y amigos les entusiasmaban la idea que contara detalladamente cómo se desarrollaban mis vivencias. Antes de mi marcha fueron varios los que se acercaron incitándome a que recogiera esta experiencia en un blog; escuché el consejo y lo hice realidad. A día de hoy, no solo se ha convertido en una plataforma donde relato mis días y mis viajes por mi nuevo país de residencia, sino que me está sirviendo como espacio de reflexión y práctica literaria. A parte de diario de viaje, incluyo historias de personajes que conozco, relatos de ficción y poesía. Agradezco el entusiasmo con el que mi gente acude al blog. Disfruto sabiendo que de este modo comparto con ellos esta experiencia de vida.

Pueden seguirlo en:

https://randomshitandstuff2016.wordpress.com

o en http://tintadelsur.com

Escribe tu comentario