El agua y los recursos hídricos, elementos vitales en el origen de Mairena

El Ayuntamiento ha puesto en valor la Fuente Gorda tras finalizar los trabajos de remodelación que forman parte de un proyecto de mayor envergadura

El Ayuntamiento de Mairena del Alcor pone en valor la Fuente Gorda y su entorno, un elemento patrimonial protegido que forma parte de las señas de identidad de los maireneros. Se ha remodelado íntegramente, si bien, esta actuación forma parte de un proyecto de mayor envergadura que comprende a las calles Caldecabra, Gandul y Trianilla.

«Es fundamental la recuperación de espacios públicos con todas las garantías para el disfrute de los ciudadanos» ha declarado a pie de obra José Navarro, delegado municipal de Urbanismo, y añade «los recursos hídricos son vitales en el origen de nuestro pueblo, por lo que su preservación es prioritaria así como darlos a conocer, más hoy que se celebra el Día Mundial del Agua».

Por un lado, se ha procedido a la ampliación de la superficie que está en depresión respecto a la calle, y elevado los caños para crear una plaza a doble altura conjuntamente con la plataforma única que se encuentra en plena ejecución. También se ha abierto un vano enrejado para dar visibilidad a la mina que conduce el agua hasta los caños, y recreado el trazado del abrevadero y revestimiento exterior.

Los vecinos de la zona están valorando positivamente los trabajos, financiados con cargo a la reinversión de los proyectos del Plan Supera V por un importe de algo más de 16.000 euros, y ejecutados por la empresa local Moisés Jiménez Rehabilitaciones y Reformas.

EL AGUA DE LA FUENTE GORDA:

La Fuente Gorda es propulsora de la incipiente industria local, allá por el siglo XVIII cuando se alzaron los molinos harineros de la vega. Constituía el agua de esta fuente tal importancia, que incluso el Ayuntamiento de la época estableció un orden de uso prioritario: consumo humano, abrevadero y, mediante la canalización a través de atarjeas, surtía a los lavaderos públicos y posteriormente a los molinos harineros. El ciclo concluía en el arrollo regar el campo.

Escribe tu comentario