Crema de verduras con bacalao

Tras estos días de excesos, una receta ligera para equilibrar

Las navidades se han terminado y con ellas las cenas de empresa y las grandes comilonas familiares. Atrás quedan los días de excesos y el mes de enero se presenta no solo con una cuesta económica sino también alimentaria. Es por ello por lo que en estas semanas inmediatamente después de la navidad es necesario purgar nuestro cuerpo llevando a cabo elaboraciones que no sean muy pesadas porque la importancia en el equilibrio en las comidas no solo es una cuestión para deportistas, como se suele pensar, sino que todos necesitamos darle un respiro a nuestro organismo. Las ensaladas o las cremas de verduras se posicionan en este sentido como uno de los platos más ligeros por los que podemos optar estos días, sobre toda aquellas de hoja verde ya que ayudan a desintoxicar el hígado, el páncreas, los riñones y el colon. Acompañar estas elaboraciones con frutas, ya sean en forma de zumo aportando mucha agua o de manera entera preservando su gran contenido en fibra, también nos ayudará a depurar el organismo.

Además, lo bueno de estas recetas es que son muy sencillas de preparar y se le pueden incluir por encima cualquier verdura más que nos guste, como espárragos, zanahorias, calabacín o, como en nuestro caso, algún ingrediente principal más a mayores, como el bacalao.

Fuente: Pixabay

 

Ingredientes: media cebolla, medio puerro, 200 mililitros de leche, 200 gramos de coliflor, 200 gramos de romanesco, 200 gramos de brócoli, 50 gramos de anacardos, 2 lomos de bacalao en salazón, 3 dientes de ajo, un trozo de guindilla y mantequilla.

Elaboración: Lo primero que debemos hacer es desalar el bacalao dos días antes de la preparación final del plato. Para ello debemos pasar los lomos por agua fría, frotando bien para retirar la sal. Después de hacer este procedimiento bajo el grifo, llenaremos un bol de agua fría y meteremos los lomos del bacalao en él. Dejaremos el bol durante 48 horas en la nevera y cambiaremos el gua al menos tres veces. Una vez que han pasado estos dos días, podemos ponernos manos a la obra con la elaboración de la crema.

Lo primero que debemos hacer es lavar bien el brócoli, el romanesco y la coliflor y cortarles el tallo, dejando solo las yemas. Una vez limpias las ponemos al vapor y reservamos. Mientras las verduras se van cocinando, picamos la cebolla y el puerro junto con un poquito de mantequilla y los pochamos en una sartén a fuego lento. Cuando estén bien pochados, añadimos las verduras, los anacardos y la leche y dejamos que se cocinen unos minutos a fuego lento en su conjunto. Reservamos.

Para cocinar el bacalao lo primero que debemos hacer es retirarle la piel y cortarlo en daditos. Después, cortamos los dientes de ajo en láminas y los pasamos por la sartén. Cuando estén dorados añadimos la guindilla y cocinamos todo hasta que los ajos comiencen a coger un poco de color. Retiramos el ajo y la guindilla de la sartén y colamos el aceite cuando esté templado. En ese mismo aceite freiremos los daditos de bacalao.

Ahora solo nos queda pasar por la batidora nuestra mezcla de verduras, salpimentarla al gusto y coronar nuestra crema de verduras con los daditos de bacalao.

Para la presentación emplearemos un plato hondo que decoraremos con un par de gotitas de aceite de oliva. También podemos echar unas gotitas por encima de la crema para realzar su sabor.

Escribe tu comentario