“En dos años tuve que ir a renovar el pasaporte tres veces”

Mairena ya calienta motores para una de sus más orgullosas citas, el Festival de Cante Jondo Antonio Mairena, que esta LVII edición tendrá un colofón ilusionante, de la mano del local cantaor Juan de Mairena, que además volverá a representarnos por cuarta vez consecutiva en la próxima Bienal de Flamenco de Sevilla, cantando para Isabel Bayón

Juan José Navarro Callejo (Mairena del Alcor, 1985), tiene una marcadísima personalidad, que se transmite sin trampa ni cartón en su cante. El mairenero, que protagoniza el cartel del LVII Festival de Cante Jondo Antonio Mairena, junto a primeras figuras del flamenco actual como Arcángel o la Cañeta de Málaga, atraviesa un momento profesional dulce y decisivo que lo pondrá frente a su gente el próximo 1 de septiembre. Aunque todavía es muy joven, a sus 32 años nadie puede negarle a Juan una vastísima experiencia como cantaor que, con más de 15 años de carrera profesional, ha recorrido los principales escenarios y festivales del mundo entero.

Sergio Fernández lo llevó a la academia de María Serrano, donde aunque él dice que “canté unas letras por soleá, pero que yo no sabía lo que era cantar para el baile ni si estaba a compás ni na”, lo ficharon “para que me fuera de gira con la compañía y tendría unos 17 años, me acuerdo porque los 18 los celebré en Rumanía cantando”. De ahí pasó también al “Palacio Andaluz”, donde “tuve la suerte de conocer a alguien muy importante para mí, como es Juan Reina, una biblia”. También ha puesto su cante en Los Gallos, El Arenal y el Museo de Cristina Hoyos, y se ha llevado siete años enrolado en la compañía de María Pagés, donde llegó de la mano de Carmen Linares y recorrió el mundo varias veces, como recuerda: “en dos años tuve que ir a renovar el pasaporte tres veces”.

Además, con varios premios nacionales en el bolsillo, entre ellos el LI Antonio Mairena, el Nacional de Cádiz, o el Premio al Mejor Cante de acompañamiento del Festival de Jerez, Juan de Mairena sabe de sobra ya que lo suyo da mucho más que “para cantar al baile”, escuela nunca suficientemente bien ponderada, y que a veces se le ha achacado con más mala intención que conocimiento de causa. Juan José es hoy día un cantaor largo en cantes y en registros que lo mismo te canta “con la cejilla al tres, o te canto los tientos a, siete, que era el tono de la Paquera”.  

Juan José recuerda a sus maestros Pepe Vallejo, los Horniga, Juan el Charry, Morillito y Calixto Sánchez con gran cariño

Dice que su primer maestro fue Pepe Vallejo, gran amigo de la familia, al que Juan “iba a ver antes de irme al colegio, me enseñaba dos letrillas por tonás y yo me ponía a cantarlas en el colegio y se las tenía que cantar cuando volvía del colegio antes de llegar a mi casa”. También se acuerda de los Horniga y Juan el Charry, “que me enseñó de maravilla los cantes por soleá, sobre todo los antiguos como los de Alcalá”, o Morillito, “maestro mío y con el que muero, pierdo los papeles, porque no se puede ser más grande, cantar más bien y ser más buena persona”. Y por último, “mi maestro Calixto Sánchez, que yo no me explico cómo se puede saber tantísimo de cante y cantarlo bien todo, al que quiero muchísimo también”.

En cuanto a sus preferencias cantoras, Valderrama, Marchena, Vallejo, Morente, “don Antonio Chacón, o Tomás Pavón, que me gusta muchísimo y lo escucho, igual que a Pastora”, la Casa de los Mairena, “que eso es una cosa inmejorable con Antonio Mairena ahí, que es un genio indiscutible”, y así hasta repasar a las mejores voces que ha dado nunca el flamenco, porque Juan no se cierra a ninguna, “hay que escuchar muuuucho, no quedarse con una cosa nada más”, aunque si tuviera que quedarse con algo, “el primer Camarón, el Camarón jovencito…, es que no se puede cantar mejor de verdad”.

“Se lo voy a dedicar a mi niña María, que es lo más grande que tengo en este mundo y lo que más quiero”

De cara al Festival, se muestra “muy ilusionado” con un recital que “se lo voy a dedicar a mi niña María, que es lo más grande que tengo en este mundo y lo que más quiero”. También está agradecido con el calor de su gente que le está llegando: “me ha llegado mucha gente a darme cariño y a decirme que va a verme sin falta, como Manuel Mono, que yo sé que el hombre tiene que hacer un esfuerzo y allí va a estar, o Antonio Ojeda, que me lo encontré el otro día y me dijo que llevaba no sé cuántos años sin ir al Festival y que este año va expresamente a verme”. Cantará de la mano de “mi compadre, el guitarrista Rubén Lebaniegos y tengo también una sorpresita ahí preparada”.

Juan  grabará un disco que pronto verá la luz, “a ver si puede estar cuando llegue invierno o enero como muy tarde”.

Pero no es el único proyecto a las puertas. El que quiera ver a Juan de Mairena, tendrá una ocasión única en la próxima Bienal de Flamenco de Sevilla, de la mano de Isabel Bayón. Y una cosa que tiene a Juan engolosinao hace un tiempo y parece que por fin lleva camino de cerrarse, la grabación “de un disco, que llevo tiempo rondando”. No quiero adelantar muchos datos, pero se va a grabar “en Jerez, en casa de Carlos Merino”, y espera que vea la luz, “a ver si puede estar cuando llegue invierno o enero como muy tarde”.

Escribe tu comentario