“El marisco es el rey de las mesas en las cenas de Navidad”

Hablamos con Isabel Domínguez, gerente de Buenmar y experta en marisco, que despacha más de 20 toneladas de marisco estas fechas

Según varias organizaciones de consumidores, los españoles gastamos algo más de 800 euros de media en navidades, de los que casi una cuarta parte se destina a cenas o comidas. El menú de estas comidas de Navidad, en especial en Nochebuena, es uno de los asuntos que preocupa a muchos consumidores de cara a las fechas que tenemos encima. Todo el mundo rebusca entre los más selectos manjares para colmar esa mesa navideña, mirando siempre de reojo que no se resienta el bolsillo más si cabe. Hay quien se decanta por una buena carne, ya sea vacuno, porcino, o un pavo, por ejemplo, y hasta un buen pescado, desde el típico bacalao a un bello rodaballo, pero las cifras son claras: más de la mitad de nuestros paisanos se decanta por el marisco como convidado protagonista en su mesa estas fiestas.

Solo de este cocedero ubicado en Mairena salen hasta 20 toneladas de marisco directo a la mesa para degustar estas fechas

Isabel Domínguez, gerente de la empresa Buenmar, ratifica la afirmación, “sin duda alguna, el marisco es el rey de las cenas de Navidad, no es algo que opine yo, me lo confirman a diario muchísimos de nuestros clientes”. Domínguez, que lleva al frente de la marca desde su creación, hace ahora cuatro años, explica que “el marisco es algo que gusta a todo el mundo, son pocas las personas a las que no le guste o puedan comerlo”. Tanto es así, que solo de este cocedero ubicado en Mairena salen hasta 20 toneladas de marisco directo a la mesa para degustar estas fechas. Las preferencias, en palabras de Domínguez, “varían con cada persona, hay quien se lleva almejas, mejillones, que los traemos directamente de Galicia, navajas, patas rusas, incluso nécoras…”, pero es tajante con la preferencia: “si el marisco es protagonista, la reina por excelencia es la gamba blanca de Huelva, la gamba y en menor parte el langostino de Sanlúcar”.

COMER MARISCO NO TIENE QUE SER UN LUJO

En cuanto al precio del género con la llegada de estas fechas, otra de las mayores preocupaciones del consumidor, Domínguez explica que no se trata de una subida especulativa, sino que más bien, responde “a la oferta y la demanda, es así de sencillo. Conforme se acercan las fiestas son más y más los clientes que se lanzan a comprar pescado y marisco por eso se dispara más el precio. Hay que tener en cuenta que se disponen de unos kilos específicos, si la demanda se dispara de una forma exagerada es normal que se incremente el precio porque marisco hay el que hay y se dispara su precio en origen”. Aun así, esta empresaria defiende que comer marisco en Navidad no tiene porqué ser un lujo. Según sus cálculos, “una familia media de cuatro o cinco personas puede disponer de una buena mariscada por unos cincuenta euros”, aunque insistimos, “cuanto más tarde más caro es el producto”.

Buenmar, que emplea a unas cinco personas a lo largo del año, tiene que cuadriplicar su plantilla cuando llegan estas fechas

Ante esto, puntualiza la gerente, “la mayoría de la gente es previsora y empieza a comprar o encargar antes de que se les eche la fecha encima”. Algo que también ocurre con los pedidos que reciben tanto de particulares como de bares y profesionales, que les dispara el trabajo estos días y que provoca que “sobre el 10 o el 11 dejamos de coger pedidos, no damos abasto”. Buenmar, que emplea a unas cinco personas a lo largo del año, tiene que cuadriplicar su plantilla cuando llegan estas fechas. En este cocedero se trabaja ahora mismo “prácticamente 24 horas, tenemos que hacer turnos y no cerramos ningún día hasta Navidad”. Tanto es así, reconoce resignada Domínguez, que “yo ni cené en Nochebuena el año pasado, llega una a casa y estás muerta”.

NUEVAS INSTALACIONES EN 2019

Además, la empresa ha saltado recientemente a la actualidad por la mudanza que va a protagonizar este próximo 2019. Aunque todavía no hay fecha definitiva para la apertura oficial, Buenmar inaugurará su nueva sede, presumiblemente antes del próximo verano. Nos mudamos, explica la gerente, “a unas nuevas instalaciones para estar lo más cerca posible de nuestros clientes y dar un buen servicio”. La nueva sede de esta empresa estará ubicada en el Polígono Gandul y contará con unos 500 metros cuadrados de superficie con instalaciones renovadas. Queremos, puntualiza Domínguez, “ofrecer el mejor servicio posible a clientes y amigos, por eso nos vamos lo más cerca que podemos y además hemos aprovechado para tener instalaciones renovadas y seguir garantizando la mejor calidad”.

Escribe tu comentario