Mairena rebosó arte en el Festival de Cante Jondo

El mes de septiembre en Mairena es el mes del flamenco por excelencia, donde los días calurosos dan paso a noches frías de cante hondo. Mairena se convirtió por una noche en capital del flamenco, título que ostentaba desde que Antonio Mairena crease este evento.

Mucha expectación y mucha gente se congregó en esta noche señalada en los calendarios maireneros. A pesar del frío que entumecía el cuerpo, el alma fue calentada a golpe de cante y taconeo. La Casa Palacio de los Duques de Arcos estuvo muy ambientada, los más veteranos decían que hacía tiempo que no se veía el patio de butacas tan lleno como en esta 54 edición del Festival. Y es que el cartel no era para menos.

El cantaor Rubio de Pruna subió al escenario como ganador de la anterior edición del Premio Antonio Mairena en el Concurso Nacional. Acompañado del guitarrista Manolo Herrera, el cordobés dedicó su actuación al artista Canela de San Roque, fallecido recientemente. Rubio de Pruna cantó por soleá, seguiriya, cantiña de Cádiz y bulerías. Destacó su potencia de voz, que junto a su buen hacer en el escenario encandiló al público y lo metió de lleno en la actuación, abriendo el apetito para todo lo que estaba por venir.

Después de este gran cantaor, vino la voz de la experiencia. Aurora Vargas, acompañada del guitarrista Miguel Salado se comieron literalmente el escenario. El arrojo de Aurora, su arte y su gracia hizo que el público se entregara con cada cante. Su repertorio empezó con tientos, soleá y alegría, pero destacó por bulerías. Una actuación que dedicó a su tío Manuel Morao (presente en el público) y en la que bailó y cantó de tal forma que puso en pie todo el patio de butacas. La Aurora Vargas que subió al escenario haciendo un guiño a la semana de retraso del Festival, dio paso a un artista de los pies a la cabeza que sabe dar al público lo que pide.

Homenaje a Manuel Morao
Tras la actuación de Aurora se homenajeó a Manuel Morao que recibió por parte del alcalde de la localidad el sello de Antonio Mairena a modo de reconocimiento por su trayectoria artística, la personalidad de su toque y su defensa en la dignificación del flamenco. El guitarrista se mostró muy emocionado y agradeció a los maireneros su labor en pro de la defensa del cante gitano andaluz.
Festival2015
Tras un breve receso, la espectacular noche continuó con el baile de Pastora Galván. Esta sevillana que hace unos días había estado en la Torre de Don Fadrique con Moratana, nos trajo un espectáculo lleno de identidad. Empezó por seguiriyas y terminó con un homenaje a la Triana más pura. Con traje corto, medias hasta la rodilla y zapato plato se plantó en el escenario con la fuerza que sólo ella sabe darle al baile. Su actuación estuvo llena de energía y pasión, tanto fue así, que Pastora terminó tirando los zapatos al aire en su baile por bulería. No había más que decir, el clamor del público lo dijo todo.
Festival2015A
Después de esta bailaora llegó el cantaor mairenero Juan de Mairena, que según mis compañeros de banca “estuvo exagerao”. Acompañado en la guitarra por Rubén Días Levaniegos, dedicó su actuación a otro grande de Mairena, Calixto Sánchez. Empezó por soleá y siguió por unas alegrías, que acompañadas con dos palmeros, hizo las delicias del público. Después se arrancó con una bulería que terminó con una pataita por parte del artista. Para terminar su gran actuación, lo hizo con un fandango a capella dedicado a Mairena. El público se desató con él en aplausos y vítores. No es de extrañar que un cantante de su talla esté en una compañía como la de María Pagés.

La gala terminó con el cante de Jesús Méndez, que animó al público en esas altas horas de la noche y con el frío por acompañante. Dedicando su actuación a Morao, empezó con el ‘Romance del Conde Niño’, seguido por seguiriya, fandangos y unas bulerías de Jerez, su tierra. Como no podía ser de otra forma, el patio de butacas se levantó para despedir a otro grande que pasaba por su escenario.

Finalmente, para cerrar esta estupenda gala, donde se respiraba arte flamenco por todos lados, tuvo lugar la tradicional ronda de tonás donde -a excepción de Rubio de Pruna- los artistas dieron cuenta de sus diferentes formas cantaoras.
Festival2015B
Una noche, que según expertos no se vivía con tanta intensidad desde hace años. El alcalde de Mairena del Alcor, Ricardo Sánchez, valoró este festival por la «entrega absoluta tanto de los artistas como del público». Una noche para recordar, porque el cartel era inmejorable y los artistas se vinieron arriba con un público entregado como fue el de la pasada noche en Mairena. Ya solo queda que esta experiencia se repita el año que viene y el Festival de Cante Jondo de Mairena vaya remontando a los esplendores de antaño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *