Guardia Civil incauta más de 21.000 botellas de ron falsificado

· Las actuaciones afectan a las provincias de Sevilla, Cádiz, Madrid, Valencia, Castellón, Mérida, Córdoba y Huelva

La Guardia Civil ha desarticulado un entramado criminal dedicado a la importación ilícita y posterior distribución comercial de ron falsificado, imputando a 14 personas delitos contra el patrimonio y el orden socio-económico relativo a la propiedad industrial a través de inspecciones desarrolladas en 8 provincias: Cádiz, Sevilla, Córdoba, Huelva, Madrid, Valencia, Castellón y Mérida, donde se han incautado más de 21.000 botellas de ron falsificado con un valor de más de 316.000 euros.

Laboratorio donde se han llevado a cabo los análisis

Según informa la Guardia Civil en un comunicado, la operación se inicia en Chiclana de la Frontera (Cádiz), donde la Guardia Civil detectó la introducción en el mercado de importantes cantidades de botellas de ron bajo la apariencia de una marca comercial muy conocida. Posteriormente, los investigados las comercializaban a un valor muy inferior al de mercado, aunque esa merma en el precio nunca llegaba al consumidor final.

Los responsables de los locales donde se encontró ron falsificado eran plenos conocedores del material que vendían ya que los precios a los que adquirían las botellas eran muy inferiores a los del mercado, hecho que quedaba patente en los albaranes. Además, las botellas llegaban a los hosteleros por distribuidoras no habituales en esta marca, ofertando el licor en cajas que quedaban muy al alcance del comprador, por lo que se priorizaba la venta del artículo falso por encima del original.

Todas las partidas inspeccionadas compartían el mismo número de lote, sin importar la provincia o la fecha en la que se hiciera la inspección.  Técnicos de la marca de ron falsificada y del Laboratorio Enológico de Jerez de la Frontera colaboraron con la Guardia Civil en los análisis de contraste encaminados a peritar su falsificación, descartando la existencia de cualquier sustancia nociva en los caldos analizados.

La mercancía falsificada procedía de Valencia y Castellón, donde se contó con la ayuda de la Sección de Resguardo Fiscal de la Guardia Civil de Valencia para incautar gran cantidad de botellas de las mismas características y abundante documentación.

Por ello, tras estudiar toda la documentación, se localizaron diez empresas con sede en Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga y Córdoba, así como otras a nivel internacional, que eran las responsables de la entrada de la mercancía en España. Algunas de estas compañías resultaron ser empresas ‘pantallas’ con las que evadir una investigación y eludir la responsabilidad criminal en la que incurrían. Las sociedades, con sede social en la provincia de Castellón en su mayoría, defraudaban en el pago del IVA por la importación de dicho ron, lo que les daba mayor margen económico para conseguir ganancias.

Escribe tu comentario