Un mundo dentro y más allá de los libros

No solo se trata de dar el paso de acudir a la biblioteca. Una vez que se atraviesa la puerta acristalada de la Villa del Conocimiento y las Artes, hay todo un mundo por descubrir entre libros e iniciativas asociadas a ellos (y no asociadas).

Actividades en pos del fomento de la lectura que han valido a la biblioteca el premio María Moliner hasta en dos ocasiones, justamente las que se ha presentado. El último lo recibieron a finales de 2013 por una una iniciativa realizada en 2012, y lo han considerado todo un regalo de Reyes. Valoran especialmente la inclusión en el paquete de libros infantiles y juveniles, premios Edebé, Planeta o Anaya. También, cómo no, libros para adultos.

biblioteca
Sección de la estantería Libros buscan lectores.

Son muchas, por otra parte, las donaciones que recibe la biblioteca, que siguen su camino a través de tres vías. Una de ellas puede ser la incorporación al catálogo, si el título en cuestión aún no descansa sobre las estanterías de la primera planta. También pueden tener un fin solidario, como sucede con la iniciativa Libros por alimentos, que recoge, especialmente, productos de merienda para niños de familias usuarias de Cáritas.

Se suma además la estantería donde reposan los libros que buscan lectores, máximo exponente de la viveza de cada ejemplar. Una vez que han servido a alguien, su lugar no debe ser una repisa oculta donde el paso del tiempo los deteriore. Menos en espacios abiertos, en los que pueda estropearse, puede dejarlo en establecimientos con mucho tránsito. Los visitantes más viajeros los llevan a lugares remotos, como el caso de aquel que ha inspirado una de las entradas del blog de la biblioteca.

El trabajo del bibliotecario, precisamente, es servir de intermediario entre libro y lector, encontrar la pareja ideal, literariamente hablando. Por eso, a estas iniciativas se suman otras como el Centro de Interés, que sirve de recomendación mensual, y que se basa en la actualidad literaria. Además, hay que fomentar también la lectura entre los más pequeños y para ellos se lleva a cabo el taller Los Ratoncillos Lectores.

No hay excusa para no acercarse a los libros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *