¿Saben estudiar?

Inma Sánchez-Estudia… lo veo, está en el cuarto toda la tarde, ¿qué pasará… si es que mi niño/a estudia? Los deberes los lleva hechos porque yo me pongo con él y, además, tiene una profesora particular que le ayuda, se escucha. Pero, ¿que le ayuda a qué…? ¿A resolverle lo que no entiende o le enseña cómo tiene que llegar por sí mismo/a a resolver el obstáculo que se le haya planteado en el aprendizaje. ¿Le enseña a estudiar, es decir, a subrayar, a hacer esquemas, guiones, resúmenes, mapas conceptuales…?

No sólo necesitamos TIEMPO DE ESTUDIO (como señalamos en el artículo anterior), el tiempo de dedicación no es el indicador de que el proceso de estudio se esté haciendo bien, sino el discernimiento de comprobar que estamos trabajando  para superar todos los peldaños que deberíamos de ir  alcanzando en tan ansiado resultado. Todo proceso requiere unos pasos a seguir y un esfuerzo, lejos de ser circunscrito, ya que dependerá de las capacidades de cada uno de nosotros; y ahí está el gran error de los estudiantes, quieren llegar a la meta sin haber sido perseverantes.

En la mayoría de los casos la palabra ESFUERZO, que según el diccionario de la Real Academia: “Empleo enérgico del vigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades”, no es conocida. Vivimos en una sociedad materialista, escasa de valores donde prima  la mejor casa, el mejor coche, la mejor ropa (si es posible con la marca bien grande para que se vea) para mi niño/a, los mejores juguetes, pero, ¿somos conscientes de la importancia de saber adquirir el valor del esfuerzo, la constancia, la paciencia, etc.?

Entre los siete y los doce años transcurre el período sensitivo de estas virtudes: es cuando se aprenden con mayor arraigo y naturalidad. Si nuestros hijos se ven privados de los esfuerzos, los retos y las exigencias llegará la adolescencia (cuando se convierten en esas extrañas personitas) con su crisis de madurez, y no estarán dotados de energía interior para superar las dificultades. Nos encontraremos con que o no se dejan exigir, o –aunque entiendan lo que les decimos y desean actuar así-, no tienen la fuerza y el entrenamiento necesario para conseguir sus objetivos. Hay padres que los protegen con un cariño mal entendido, no hay proporción entre el esfuerzo realizado y los bienes que se disfrutan. No consintáis eso, debemos hacerles entender que la vida es un esfuerzo prolongado, sin miedo al fracaso –que para una persona íntegra no es más que otra experiencia de la que se puede aprender– y que el autodominio y vencernos a nosotros mismos es la batalla más importante de nuestras vidas.

Para superar las dificultades del aprendizaje tienen que empezar por abordar los contenidos y para ello tienen que analizar si van superando bien esos peldaños mencionados antes que son: LA LECTURA, LA COMPRENSIÓN, EL SUBRAYADO, EL ESQUEMA Y/O EL RESUMEN. El estudio no es: me siento, me lo leo por encima, me digo… “no entiendo nada”, “esto no me entra en la cabeza…”, “yo no valgo para esto…”. Con esta actitud sí que no se valdrá para estudiar ni para ninguna otra cosa ya que ni siquiera se ha intentado ni trabajado. Así que hay que empezar con una buena LECTURA COMPRENSIVA en la que nos interesan tres aspectos: la velocidad lectora, la comprensión lectora y la exactitud lectora.

Si advertimos una baja velocidad lectora (que sí que es verdad, que  algunos se quedan dormidos leyendo), hay que hacer distintas pruebas (en voz alta), donde anotaremos el número de palabras leías, restándole los fallos y las palabras mal leídas; y después se harán varias preguntas sobre el texto que han leído.

Las estrategias para mejorar en la lectura serían:

  • Forzarles a que saquen una idea general del texto.
  • Que lo relacionen con otras ideas que ya tengan.
  • Que entiendan cada párrafo, cada frase, cada palabra.
  • Cuando leen en voz baja, que entonen y pronuncien bien.

Albert Einstein nos dijo: “Nunca consideres el estudio un deber, sino como una oportunidad para penetrar en el maravilloso mundo del saber”.

Con la actividad lectora  tan llena de experiencias y conocimientos me despido, como sabéis, hasta la semana que viene.

 

3 comentarios sobre “¿Saben estudiar?

  • ME ENCANTA DISFRUTAR DE ESTOS ARTÍCULOS.

    REALMENTE SON IMPRESCINDIBLES PARA GUIAR, AYUDAR Y DAR FUERZAS Y ÁNIMOS A LOS PADRES EN LA TAREA DE EDUCAR Y APOYAR A SUS HIJOS EN LA VIDA Y EN LOS ESTUDIOS.

    EL SER HUMANO NECESITA CONTINUAMENTE ESTAR ESCUCHANDO Y LEYENDO ESTE TIPO DE PAUTAS Y DE INFORMACIÓN, PORQUE AUNQUE MUCHAS DE ELLAS YA LAS CONOCEMOS, SE QUEDAN EN UN RINCÓN OSCURO DE NUESTRA CABEZA Y SE NOS OLVIDA HACER USO DE ELLAS, YA QUE LLEVAMOS UNA VIDA TAN ATAREADA Y CON TANTAS «OBLIGACIONES» QUE NO TENEMOS TIEMPO DE PENSAR Y PREPARARNOS A NOSOTROS MISMOS Y A NUESTROS HIJOS DE QUE PARA LLEGAR AL DOS, ANTES HEMOS TENDIO QUE PASAR POR EL UNO. Y NO ES ASÍ NO OBTENDREMOS LOS RESULTADOS DESEADOS.

    GRACIAS POR COMPARTIR TU TIEMPO Y TUS CONOCIMIENTOS CON NOSOTROS

    A LA ESPERA DE TU ARTÍCULO DE LA PRÓXIMA SEMANA, UN SALUDO

    Respuesta
  • Me ha gustado mucho el articulo…Como bien dices estamos en la era del.disfrute…es que hay que disfrutar que la vuda son dos dias…sin entender el goce del esfuerzo…de ese valor que se esta perdiendo…y el cual es basico en el estudio. El esfuerzo y la constancia cuando hay esfuerzo existe un mayor disfrute de la recompensa…te espero la proxima semana

    Respuesta
  • La lectura es la puerta que lleva al maravilloso mundo del conocimiento a través del estudio.
    Primero se lee, después se relee, a continuación se comprende el texto. Se entresacan las ideas más importantes. Luego resumes el contenido sacando una idea principal. Finalmente contrastas el texto con lo que sabías, recoges lo que te ha enseñado y obtienes un conocimiento añadido al que puedes aportar tu propia opinión. El esfuerzo recibe la recompensa del conocimiento adquirido que se traduce en un poco más de sabiduría que adquieres después de la lectura y el estudio. Creo que es algo así. Gracias por la divulgación de la enseñanza. Un cordial saludo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *