Guardia Civil imputa a una persona por poseer una cobra en la vía pública

COBRAAgentes del Servicio de Protección a la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil  de Sevilla, imputan a un vecino de Sevilla por una falta penal contra los intereses generales, al tener una cobra venenosa en su domicilio, de manera ilegal, y hallarse dicho animal abandonado en la vía pública con el consiguiente peligro para las personas.

Los agentes intervienen rápidamente, tras recibir aviso de un particular, que había capturado un reptil al parecer peligroso, en la vía pública cerca de la puerta de su domicilio.

De forma inmediata se da aviso a los Servicios de Emergencias, siendo retirado por personal del Zoosanitario del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla, evitando un posible daño a personas. Realizado el debido reconocimiento para determinar su especie, alertan de que, efectivamente, se trata de un peligroso ejemplar hembra de Cobra de Monóculo, albina y venenosa (Naja Kaouthia).

Por parte de los agentes de la Patrulla del Seprona de la Guardia civil, se inicia inspecciones por las inmediaciones del lugar donde fue hallado el reptil, para prevenir la existencia de otros ejemplares, y poder recabar toda la información posible para averiguar la identidad del titular.

Tras diversas pesquisas la Guardia Civil consigue averiguar la identidad del dueño de la cobra. Al parecer, dicho animal se escapó del terrario que posee en el interior de su domicilio. Por otra parte, durante la inspección de la vivienda, se incautan dos ejemplares de reptil Pitón Regius (Pyton Regius) metidas en cajas de plástico.

Por todo ello, la Guardia Civil imputa a J.F.S.A. de 28 años de edad y vecino de Sevilla, por una supuesta falta penal contra los intereses generales, al dejar dicho animal abandonado en la vía pública en condiciones de causar  daño a las personas y no dar aviso de su pérdida. Igualmente se tramitan por parte de los agentes las correspondientes denuncias administrativas por carecer de autorizaciones para la tenencia de los animales hallados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *