El tabaco y los que no fumamos

Llego a casa con mi familia, después de un día largo de celebración, comida de Navidad con buenos amigos y buena compañía, celebrado en un restaurante de mi pueblo. Y tenemos que echar toda la ropa a lavar así como ducharnos todos, nos huele a tabaco hasta la ropa interior, el pelo de la cabeza. ¡Un horror!

fumarHacía ya años que no me ocurría esto, porque allá por el año 2010 en el mes de diciembre se aprobó la Ley 42/2010 de 30 de Diciembre llamada «Ley anti tabaco». Una apuesta fuerte y decidida del gobierno español, y de la cual yo me alegré enormemente, una ley que iba en contra de las costumbres de nuestro país, y muy arraigadas, pero que sorprendentemente, y salvo algún contratiempo puntual, se instauró sin más problemas.

Los empresarios adaptaron sus negocios para que sus clientes fumadores tuvieran su sitio, normalmente en las puertas de los negocios, y no cumpliendo totalmente la normativa, pero bueno, hemos estado cuatro años conviviendo más menos en armonía los fumadores activos con los no fumadores. Pero de un tiempo a esta parte se viene observando que los fumadores y los empresarios, sobre todo de comercios de hostelería, se vienen relajando en este aspecto y cada vez más se ve a gente fumando donde no debieran, no respetando la normativa vigente, ni a las personas que no fumamos, ni a niños, ni a nadie y, evidentemente, los responsables tampoco hacen mucho por evitar este extremo, no sé por qué, pues en mi caso y al principio deje de frecuentar algún local, el cual me gustaba frecuentar, perdiéndome como cliente en este caso. Pero últimamente, y tras comprobarlo en mis carnes y por los comentarios de amigos y conocidos, las formas se están perdiendo totalmente y ya puedes ver a mucha gente fumando donde está prohibido por ley.

Vivacable-2390Gracias a las redes sociales, en las cuales se ha generado bastante debate, decido ahora escribir estas líneas en este nuestro periódico, El Periódico de Mairena del Alcor, para invitaros a que penséis sobre el tema. No pretendo quejarme por quejarme, no es mi intención molestar a nadie, sólo quiero que hablemos del tema, que expongamos nuestros puntos de vista, sean positivos o negativos, que contemos nuestras experiencias sean cuales sean, eso sí omitiendo por favor dar datos de ningún negocio al que nos refiramos, debemos guardar escrupulosamente las formas y respetar totalmente a los demás. Con la sana intención de que podamos seguir conviviendo todos juntos en armonía.

En cuanto a nuestros representantes políticos, los cuales nos representan y deben velar por que seamos cumplidores de nuestros derechos y tan bien de nuestros deberes como vecinos, igualmente nosotros debemos exigir a estos nuestros dirigentes, que sean cumplidores de sus derechos y deberes, y es ahí donde tienen que tratar que las leyes se cumplan, para lo cual están las herramientas legales, y otras poco usadas y muy valoradas por todos como pueden ser campañas informativas, circulares, bandos, etc., que podrían usarse al efecto. En estas últimas es donde creo sería interesante centrarse y seguro que tendría muy buena acogida por todos. Denunciar es lo fácil y yo creo que tendríamos que ir más allá con esta medidas propuestas, en el diálogo, en la comunicación coherente y en el buen hacer esta la sabia que nos hará ser mejores y conseguir nuevos logros.

Con la sana intención de ayudar y colaborar por el bien de todos, me despido. Saludos.

DEJA TU OPINIÓN SOBRE EL TEMA. ¡GRACIAS!

7 comentarios sobre “El tabaco y los que no fumamos

  • De tres respuestas, dos son de personas guays y una de un «malvado».
    El «malvado» es el malote que dice las cosas con franqueza y sin «cogersela con papel de fumar», eso no quiere decir que este de acuerdo con él. Hay que respetar las leyes.
    Luego el guay exfumador dando lecciones y como buen exfumador un intransigente. Me gustaría haberle visto pidiendo permiso para fumar. Lo que ha dicho no se lo creenviar ni él.
    Y por último la guay cumplidora con las leyes, normas,… Otra que no se lo cree ni ella.
    Yo jamás he fumado, cuando me molesta lo digo, no me gusta que fumen en bares, pero entiendo a los propietarios y desean hacer negocio. Si no me gusta me voy. Algunos quieren bares para dejar un euro en un café y ocupar la mesa dos horas.
    Para acabar el exfumador aprovecha para meter la cuña política, no esperaba menos de un intransigente.

    Respuesta
    • Este Señor debe ser Dios: nos conoce a todos, a todos nos juzga y no habla, sentencia.
      Así nos va.
      Cumpla usted la ley, déjese de monserga barata tabernaria y siga sin fumar. Por la cuenta que le trae. Que ya se sabe lo de a buen entendedor, como dice usted ser….

      Respuesta
      • Querida mía. No soy Dios, ni tampoco sentenció.
        Lea usted su post y luego hable de sentencias. Yo solo hablo y creo un perfil sobre lo que usted ha escrito.
        Yo no soy perfecto, es mas, tengo infinidad de defectos y debilidades. Me dan miedo la gente perfecta como usted.

        Respuesta
  • Hola, en primer lugar, errata => «los responsables tan poco hacen mucho» (tampoco)
    Soy fumador, y fumo fuera y dentro de los locales que me dejan hacerlo.
    Si el responsable de un establecimiento me deja fumar dentro, yo fumo dentro.
    Si el responsable no me deja fumar dentro, me voy a la calle a fumar.
    Y como yo la mayoría de fumadores. (CREO)
    ¿Todos debemos cumplir la ley? Si, pero si me ponen fácil que me la salte. En este aspecto me la salto.
    Opino que a quien le moleste el tabaco, y se encuentra en un bar, o un restaurante, o un pub, debería denunciarlo a las autoridades competentes. (Yo lo haría, aunque en este caso, yo, esté en el otro lado de la denuncia)
    Un saludo.

    Respuesta
    • Gracias por tu comentario Antonio y por advertirnos del error. Saludos cordiales.

      Respuesta
    • Señor Sánchez.
      Ante todo decirle que yo fui fumador durante muchos años y que durante ese tiempo tuve la precaucion de no molestar a cualquiera que le hiciese daño el tabaco. si daño, por que por lo menos estará usted de acuerdo conmigo que el tabaco hace daño tanto al que fuma como a los que somos fumadores pasivos.
      Con el pasar de los años las sociedades, poco a poco, cambian. Basta recordar a los que ya tenemos unos años que ibas a la consulta del medico y estaba el tal fumando se fumaba en los cines, en los autobuses, en las escuelas…… cosas que hoy en día serian impensables. Hasta que un día se hizo una ley para que no se pudiera fumar en locales públicos dicha ley se hizo mal y deprisa y con un señor Rajoy que dijo que la quitaría nada mas llegar al poder, tres años ya y todavía sigue, lo diría para coger votos. Volviendo a lo que nos atañe y como decía mi padre » las leyes están para cumplirlas ó para cambiarlas» y por ultimo decirle que no es cuestión de que te dejen ó no tejen fumar es solo cuestión de civismo y si eso nos falta mal vamos.
      Un saludo

      Respuesta
    • Yo, si puedo, no pago impuestos y, si puedo, aparco en las aceras y, si puedo, sin IVA y, si puedo, trabajo cobrando el paro y, si puedo, fumo en locales públicos en los que está prohibido……..Así nos va. Así queremos recuperarnos. No, si al final va a llevar razón la que dice que la corrupción es patrimonio de todos.
      Las leyes están para cumplirlas, todas, independientemente, de que tengas o no un policía en la chepa vigilando tu picaresca (en el mejor de los casos), tu falta de civismo y algo más. Así nos va.
      Lo de fumar en locales públicos es la marca indeleble de nuestro tercermundismo recalcitrante. Así nos va.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *