Los trabajadores de la residencia, al límite

La plantilla lleva desde agosto percibiendo solo la mitad de su sueldo.

El de la residencia de ancianos de Mairena es un capítulo más en el libro de impagos de la Junta de Andalucía por falta de liquidez. Según los trabajadores, en el mes de junio, cuando la situación empezó a adquirir un cariz extraño, la empresa Fundación Gerón avisó de que las demoras en los pagos iban a afectar a la nómina de junio y a la paga extra de verano, que finalmente sí se les liquidó. Las reuniones con el gerente predijeron tiempos difíciles, que se han traducido en percibir la mitad del sueldo en los meses de agosto, septiembre, octubre y noviembre.

Ha sido el anuncio de que no va a haber sueldo ni paga extra este mes de diciembre la gota que ha colmado el vaso para los trabajadores. Son 43.000 euros los que se deben a la totalidad de la plantilla, una media de 2.000 euros por trabajador, cantidad que va en aumento. Hay afectados 25 empleados fijos y algunos del personal eventual, un total de más de 30 personas.

Temores
Los trabajadores están al tanto de las deudas que la Junta tiene con Fundación Gerón en la suya y en otras residencias. La deuda con Alconchel asciende a 200.000 euros por gestión incluyendo sus nóminas, y temen que esto comience a afectar al pago a proveedores, poniendo en juego el futuro de Alconchel.

A la inestabilidad, habría que unir las reducciones de la plantilla producidas por las bajas entre residentes que no se restituyen, ya que la Junta tiene congeladas las plazas.
La situación está llegando a ser alarmante porque algunos de estos sueldos son los únicos que entran en los hogares, ya muy asfixiados por la crisis.

Nuevos movimientos
Los trabajadores han empezado por colgar pancartas en la fachada de la residencia, pero aseguran que ya van “a por todas”, no descartando movilizaciones si la situación no mejora o se recrudece.
A sus movimientos, se suman los que, dicen, se están realizando desde la empresa, con llamadas continuas al organismo competente. Además, en los últimos días se han puesto en contacto con el alcalde, Ricardo Sánchez, que se ha comprometido a mediar con la consejería de Salud y Bienestar Social y hacer todo lo que esté en su mano por los trabajadores. En los mismos términos se pronuncian desde Servicios Sociales tras la consultas de este periódico. De hecho, es muy probable que se lleve a pleno una moción institucional de apoyo a los trabajadores próximamente.

Otras vías
Viendo que la Ley de Dependencia no está funcionando como antes, representantes de los trabajadores afirman que una solución podría ser desbloquear las plazas de residentes gestionadas por la Junta, de forma que se abra la posibilidad de que entren residentes por iniciativa privada. Sus pagos ayudarían a la residencia a seguir adelante.

Actualmente en Alconchel, hay plazas libres para nuevos residentes que están bloqueadas, lo que impide no solo la entrada de dinero sino también la creación de empleo. Eso sin contar con las 65 del nuevo edificio anexo, que está por inaugurar. El Ayuntamiento también se ha comprometido a estudiar y plantear esta alternativa a los responsables de la consejería.

Los empleados se esfuerzan además por no trasladar la incertidumbre a los residentes, y aseguran que la vida en la residencia discurrirá con normalidad, con las celebraciones propias de estas fechas. Justo antes de ofrecer sus declaraciones a El Periódico de Mairena, de hecho, se encontraban grabando el villancico “Nuestro Navidad” para Canal Sur.

Escribe tu comentario