La abolición del aborto: una deuda pendiente

Estamos asistiendo a algo que, a mi modo de ver, es realmente grotesco, todo parece indicar que aquello que se incluía en el citado programa del PP no está igualmente claro para todos sus dirigentes

Miguel Angel Gonzalez OrtegaTodos recordamos las palabras del Presidente del Gobierno prometiendo derogar la ley del aborto si ganaba las elecciones. Desde luego, parecía que tenían clara la necesidad de cambiar una ley que beneficia económicamente a determinadas clínicas, por otra radicalmente distinta que apoyaría a las mujeres embarazadas, especialmente a las que estuviesen en situación de dificultad. Así constaba en su programa electoral: quedaba manifiesto que se trataba de proteger el derecho a la vida del no nacido y a las menores.

Sin embargo, tras haber pasado ya un año y medio, estamos asistiendo a algo que, a mi modo de ver, es realmente grotesco. No solo no se derogó la ley, sino que, a tenor de las declaraciones que se han emitido recientemente, todo parece indicar que aquello que se incluía en el citado programa del PP no está igualmente claro para todos sus dirigentes. Algo así como si hubiesen escrito una medida sin tener previamente decidido lo que iba detrás de ella.

Esto choca frontalmente con lo que pudimos ver con el anterior gobierno, el cual, ni corto ni perezoso, aprobó una ley del aborto en la que se otorga la categoría de derecho a lo que anteriormente era un delito (que se despenalizaba en algunos supuestos) o que incluso permite abortar a menores de edad sin que sus padres tengan derecho alguno a oponerse. Y digo que choca, porque tal ley no estaba contemplada en el programa electoral del PSOE y, por añadidura, el gobierno de entonces no dudó lo más mínimo en desatender la petición de los cientos de miles de firmas que se entregaron en contra de la misma.

¿Por qué el gobierno actual se muestra tan indeciso en dar cumplimiento a una nítida promesa electoral suya, aun habiendo recibido el apoyo mayoritario de los españoles?

Yo no estoy versado en leyes, pero creo que en nuestro código penal no debe haber muchos casos en los que el único que no es responsable de nada tenga que pagar, y nada menos que con su vida, por la forma de pensar, o la situación económica, o las irresponsabilidades, los errores o incluso los delitos de otros. Es justamente lo contrario, las leyes de están para proteger al inocente, para velar por los derechos de todos y, en último caso, favorecer siempre al más débil y que menos se pueda defender.

Y es que debemos de tener claro que el derecho a vivir no es como cualquier otro, sino que es el primer derecho fundamental que tiene el ser humano, por la sencilla razón de que si no se está vivo no se puede disfrutar de ningún otro derecho. En consecuencia, es el Estado quien debe velar porque se cumpla este primer derecho fundamental de la persona y no dejar que nadie tenga en su mano la capacidad de decidir si otro va a seguir viviendo o no, o si hay una vida más digna de ser vivida que otra.

Todas las personas hemos de hacer un ejercicio de seriedad, abandonar nuestros prejuicios y pensar qué lógica tiene que la vida de un ser humano dependa del criterio de cualquier otra persona, asociación o institución. Es por esta razón que abolir el aborto no es una deuda que el PP tenga con la Iglesia, como ha declarado el Sr. Rubalcaba (con muy mala intención y/o gran ignorancia), sino que es una deuda que la sociedad tiene con ella misma y que ya es hora de que un gobierno se atreva a saldar.

Desde luego, si lo vemos desde una óptica cristiana, toda persona que intenta seguir a aquél humilde carpintero de Nazaret sabe que Éste demostró, con palabras y obras, que todos teníamos en Dios a nuestro Padre. ¡Ojalá nos parásemos a reflexionar un poco en la trascendencia de estas palabras! Y si los hombres disfrutamos de ser hijos de un mismo Padre, quiere decir que todos somos hermanos, seamos como seamos. Éste es el motivo por el que el creyente no puede apoyar el aborto, la pena de muerte o la eutanasia.

Pero no hace falta ponernos en este plano pues es que, al final, cuando se trata de sustentar y defender algo tan obvio, no hace falta acudir a la fe, sino que de forma totalmente natural podemos alcanzar a entenderlo. En este sentido se pueden argumentar numerosos motivos y ocupar muchas páginas, pero propongo dos para su reflexión: desde el punto de vista biológico no hay duda alguna de la naturaleza humana del embrión (¿o es que acaso tiene genes de otra especie?) y está plenamente constatada la independencia del feto respecto de la madre. Desde el punto de vista ético, no hay duda alguna del valor de la vida humana en sí misma. Así, todos defendemos la declaración universal de los derechos humanos, o la paz frente cualquier forma de violencia. Incluso sería bueno que pensásemos un poco en el valor que le damos a nuestra propia vida, ¿verdad?

Antes, los defensores del aborto libre querían hacer ver que “eso” que lleva en su vientre una mujer embarazada no estaba vivo. Luego tuvimos que escuchar que había que esperar un plazo de una serie de semanas para considerar que lo estuviese y, finalmente, terminamos escuchando en la segunda legislatura de Zapatero, que sí se sabía que el feto estaba vivo, pero que no tenía derecho a seguir viviendo si la madre así lo decidía, pues mantenían que los derechos de ésta estaban por encima de los de aquel.

Tras lo rocambolesco de esta línea argumentación, siempre me he preguntado el porqué de tantas reticencias por parte de algunos grupos políticos y asociaciones que reclaman un supuesto derecho de la mujer sobre el derecho elemental a la vida del no nacido. Desde luego, eliminar al que no queremos o aquel que nos estorba, es la “solución” más antigua del mundo. Por este motivo es justo decir que lo auténticamente progresista es defender a todo ser humano.
En definitiva, pienso que nuestros esfuerzos habrían de ir encaminados en:

  • Ayudar económicamente a la mujer embarazada que lo necesite por no tener suficientes ingresos y asistirla psicológicamente en caso necesario.
  • Disponer de las instalaciones y medios adecuados para atender a los niños que lo necesiten tras su nacimiento.
  • Favorecer las adopciones nacionales.
  • Promover la educación de los ciudadanos, no solo en el sentido de la libertad que tenemos sino también en el de asumir la responsabilidad que conllevan nuestros actos. Y esto sobre todo a los jóvenes, pues a su edad han de formarse los principios éticos que deberán regir su vida.
  • Fomentar el respeto de todos a todos, aunque sean diferentes, huyendo así de discutibles formas de piedad.

En definitiva, pido al actual gobierno que no tenga complejos, que afronte el problema con los múltiples fundamentos que existen, que se explique claramente ante la sociedad y que no vuelva a defraudar con otra medida contraria a sus compromisos electorales.

Comentarios de “La abolición del aborto: una deuda pendiente”


  1. Javi Trigueros says:

    5 horas ha durado el bebé anencefálico de El Salvador. Lo siento, pero no puedo entender tal nivel de integrismo.

    • MANUEL GONZALEZ says:

      No lo ha matado nadie, ha muerto de muerte natural.
      Si hubiese abortado hubiese sido un asesinato en toda regla.
      Saludos

    • ¿Es integrismo admitir que el feto es un ser humano distinto de la madre?
      ¿Es integrismo defender la vida humana?
      ¿Es integrismo ayudar a las mujeres embarazadas para que puedan llevar adelante su embarazo?
      ¿Es integrismo aceptar que tanto el feto como la madre tienen igual derecho a la vida?
      ¿Es integrismo aceptar que el derecho a decidir de la mujer esta limitado por el derecho a vivir de la persona humana que todavia no ha nacido?
      ¿Es integrismo estar de acuerdo con los cientificos que prueban que el feto tiene unos genes distintos de los de la madre?
      ¿Es integrismo aceptar que el feto se forma por la union de los genes de la madre y del padre?
      SI ESTO ES INTEGRISMO, YO SOY INTEGRISTA, Y ESTOY ORGULLOSO DE SERLO

    • Miguel Ángel Gozález says:

      Estimado Javier. Efectivamente es muy bueno mantener un debate en un tono cordial como el que has hecho gala, por lo que mereces todo el respeto. Antes de entrar en la cuestión, espero que hayas usado el término “integrismo” con un significado neutro, no peyorativo como el de “fundamentalismo”, con el que se confunde en muchas ocasiones.
      Quizás por la presión social de llamar “avance” o “progreso” a cualquier cosa que rompa con lo anteriomente aceptado, es cierto que, muchas personas llegamos al extremo de no entender que no merece ese calificativo.
      Ir en contracorriente es muy difícil, salirnos de la presión de nuestro entorno es muy complicado. Y lo digo por experiencia propia.
      De ahí la importancia de escuchar otras ideas, disponernos a abrir nuestra mente y razonar mucho para madurar nuestros principios antes de emitir juicios.
      En el caso que nos ocupa, ha habido una manipulación manifiesta por parte de grupos pro-aborto. Esto no es nuevo; basta con que indagues un poco en cómo se llevó a cabo el establecimiento del aborto en EEUU o en cómo grandes defensores del aborto (abogados, políticos, médicos,…) han pasado a ser grandes defensores del derecho a la vida.
      Me gustaría poder hacerte llegar un documento explicativo de este caso de El Salvador, así que, si quieres, dime cómo hacerlo. Merece la pena leerlo.
      Pero, sobre todo, como dice Manuel, por favor piensa que la persona que dice: “nosotras parimos, nosotras decidimos”, están diciendo que se ven con el derecho de permitir si una persona diferente a ella va a seguir viviendo o no. ¿Qué diferencia hay con otros delitos con el que se acaba con la vida humana? ¿Qué valor le da a la vida la persona que mantiene ésto?
      Lo único que defendemos es que nadide puede disponer de la vida de nadie y que, si tanto nos importa la vida humana, se trabaje en su favor y, desde luego, se permita que la muerte venga de forma natural.
      Un cordial saludo.

      • Javi Trigueros says:

        Utilicé integrismo en el sentido literal de la palabra, tal y como lo define el DRAE en su primera acepción.

        integrismo.

        (De íntegro).

        1. m. Actitud de ciertos sectores religiosos, ideológicos o políticos, partidarios de la intangibilidad de la doctrina tradicional.

        No tiene ningún carácter peyorativo ni lo pretende. Sobre el tema Ecuador ya he leído lo suficiente y desde todas las perspectivas, aunque agradecido, prefiero que no me envies nada.
        Soy partidario del derecho a decidir de las mujeres, siempre que no se vean coaccionadas y que se cumplan una serie de condicionantes mínimos, así como también soy partidario de una ley de muerte digna. Pero siempre regulándolo y no convirtiendo la “libertad” en ejercicios de irresponsabilidad.
        Un saludo.

        • MANUEL GONZALEZ says:

          Un poco de historia de derechos humanos.
          Los antiguos griegos despeñaban a aquellos ninos que no eran aptos para la guerra.
          Posteriormente hubo esclavos que eran considerados como mercancias.
          En la edad media se consideraba que hasta los 40 dias de gestacion no se transformaba el feto en un ser humano, antes pasaba por diversas etapas, tales como pez, reptil, etc.
          Los alemanes mataban a los judios porque no eran de su raza
          Las mujeres hasta hace poco relativamente no tenian derecho a voto ni a casi nada.
          Las clinicas abortistas engañan a las mujeres al incluir en el derecho a decidir de las mujeres el derecho a matar a otro ser vivo distinto de ellas.
          Como se puede ver la mentalidad ha ido evolucionando, en el sentido de conseguir derecho a la vida a seres humanos que antes no lo tenian.
          El objetivo actual es conceder al ser concebido y no nacido el derecho a vivir, y por tanto a nacer.
          Esto es asi actualmente, porque la ciencia ha demostrado cientificamente, y de forma inapelable, que el ser concebido es un ser humano.
          Esto forma parte del viejo debate entre la verdad y la libertad. La verdad es conocer la realidad, lo que se va haciendo a lo largo de la historia, normalmente con el apoyo de la ciencia.
          La libertad por encima de todo, negando el derecho a los demas, incluido el ser humano concebido y no nacido es puro egoismo, que tiende a destruir la humanidad.
          No obstante, como se ha visto a los largo de esta exposicion historica resumida, y seguramente con fallos, porque no soy historiador, la verdad y la vida siempre se abren paso, y pasado un tiempo, se considerara que los hombres de los siglos 20 y 21 estuvieron muy equivocados cuando favorecieron el aborto.
          Aqui no hay integrismo, sino evolucion en funcion de los conocimientos cientificos que hacen que conozcamos mejor la realidad, y por tanto cada vez estemos mas cerca de la verdad.
          La postura de poner la libertad por encima de todo tiene su origen en el origen de la humanidad, cuando Eva comio de la manzana, y por tanto considero que es la postura mas integrista, ya que no ha cambiado desde los origenes de la humanidad.
          Los antiguos griegos, los dueños de los esclavos, los alemanes que mataban a los judios, las mujeres que abortan, son personas que ponen la libertad por encima de los derechos de los demas son totalmente integristas, porque su pensamiento no ha variado a lo largo de los siglos, y se resumen en que ellos quieren su libertad o derecho a decidir por encima de los demas derechos de cualquier otra persona humana. Son los demas los que tienen que ir conquistando derechos a fuerza de lucha.

  2. Javi Trigueros says:

    Yo no he hablado en ningún momento de clínicas privadas para tratar casos como el de Beatriz. Soy un firme defensor de darle libertad a la madre para decidir. Pero siempre es positivo mantener debates con este tono de cordialidad.

    • MANUEL GONZALEZ says:

      Estimado Javi, con todo respeto “darle libertad a la madre para decidir” sobre la vida de otra persona es igual que si todas las personas tuvieramos derecho a decidir sobre la muerte de todos los demas, por que nos molesta, rompe nuestros planes, nos pone en riesgo, o cualquier otra excusa.
      El hecho de que el embrion es una persona humana esta firmemente establecido desde el punto de vista cientifico, ya que tiene todos los genes de una persona adulta, y como es sabido, los genes es lo que determina si un ser vivo es humano o no.
      Yo tambien soy defensor de la libertad para decidir de cualquier persona, pero el limite de esta libertad esta en la libertad de los demas. Decidiendo matar a un embrion se está anulando la libertad de nacer que posee cualquier ser humano como son los embriones.
      Historicamente se ha enarbolado la bandera de la libertad para utilizar, e incluso matar a los demas seres humanos, pero no quiero extenderme en esta contestacion

  3. Javi Trigueros says:

    Las clínicas abortistas están gastando tanto dinero y tienen tanto poder mediático como las asociaciones provida. Y la informacón es igual de sesgada al menos.

    • MANUEL GONZALEZ says:

      La diferencia es que las asociaciones provida emplean su esfuerzo y su dinero en ayudar a las mujeres embarazadas, o con hijos pequeños, y para ello tienen que trabajar desinteresadamente.
      En el caso concreto de Provida Mairena atendemos a unas 80 familias necesitadas, dandoles pañales, leche, carritos, alimentos, y un largo etc. Mensualmente tenemos un dia de acogida al cual estas invitado, en el que tratamos de paliar sus necesidades
      Tambien atendemos con el proyecto Raquel a las mujeres que han abortado, lo que les causa problemas sicologicos.
      Las clincas abortitas se dedican a practicar aborto y obtener grandes beneficos matando a seres inocentes que son los embriones, que por lo menos, hay que admitir que estan vivos, para lo cual unicamente hay que mirar una ecografia.
      En el caso del embrion anencelafalico de El Salvador, una vez que haya nacido, cuando muera lo hara de forma natural, como cualquier persona, nadie lo habra matado

  4. Javi Trigueros says:

    En este caso quienes pretenden destruir la vida del embrión son los legisladores salvadoreños, ya que el embrión padece de anencefalía, que sería inviable tras nacer, y la madre corre serio riesgo de muerte porque al lupus pueden sumárseles otras complicaciones del embarazo.

  5. MANUEL GONZALEZ says:

    Nunca debe prevalecer una vida sobre la otra. El embrion no ataca a la mujer. Por tanto la mujer nunca puede alejar legitima defensa, ni daño a su salud, ni ninguna otra excusa. El crecimiento del embrion dentro del vientre de la madre es un proceso natural.
    En este caso concreto, se ha llegado ya a la semana 26 de embarazo, y se le practicara a Beatriz una cesarea o un parto inducido, que tiene menos daño para la madre que un aborto, y lo que es mas importante no se mata al embrion.
    Las clinicas abortistas son la que se estan gastando mucho dinero en propaganda para luego tener una clientela amlia y ganar muchiiiiiisimo dinero.
    En realidad hay muchas personas engañadas por las clinicas abortistas, y lo que hay que afirmar con rotundidad es que toda persona humana, desde la concepcion hasta la muerte natural, tiene ls mismos derechos, aunque sea embrion, recien nacido, minusvalido, del tercer mundo, pobre o rico, etc etc.

  6. Javi Trigueros says:

    ¿Qué se hace con Beatriz, la chica de El Salvador
    embarazada de 20 semanas que padece lupus y el feto nacerá sin cerebro? ¿Prevalece el derecho a nacer sobre la salud de la madre?

  7. MANUEL GONZALEZ says:

    Quien tiene que abolir el aborto es la sociedad.
    Cualquier partido es reflejo de una parte de la sociedad.
    Por tanto, lo que procede es que la sociedad cambie y se dé cuenta de que la vida del embrion es tan importante como la de la madre y al reves.
    Una vez que esto ocurra, los partidos se pondran de acuerdo para abolir, de una vez por todas, y para siempre el aborto.
    Historicamente, los fuertes, en este caso algunas mujeres, tienden a destruir a los debiles, en este caso los embriones. Esto conduce a la implantacion de la cultura de la muerte, y la destruccion de la humanidad.



Escribe tu comentario