La nueva ley de autónomos reconoce el accidente “in itinere”

El autónomo tendrá que pagar un plus para cubrir este tipo de accidente

La nueva ley de autónomos incluirá una batería de medidas históricas para más de tres millones de trabajadores. El colectivo, que ha sido protagonista en la creación de empleo en los últimos años, podrá disfrutar de estas novedades. Entre las novedades destaca el reconocimiento del accidente “in itinere”. 

Este tipo de accidente es cuando un empleado sufre un daño corporal durante su desplazamiento al puesto de trabajo o a la salida del mismo hacia su casa. Este accidente laboral ha aumentado en un 5% con respecto al año pasado según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y supone una indemnización especial, independiente del seguro, y a la que hasta ahora los autónomos no tenían acceso.

Se han registrado 75.671 accidentes, de los cuales 967 graves más que el año pasado. En cuanto a la desagregación según sexo, un 44% de accidentes afectaron a varones, mientras que un 56% a mujeres. Muchos de los accidentes in itinere, concretamente 17.975, el 24% sobre el total de accidentes registrados, ocurren por choques o golpes contra el objeto móvil, incluyendo caídas y tropiezos.

A los trabajadores ajenos que sufren un accidente in itinere les corresponde una indemnización que varía en función de algunos factores como el sueldo, días de baja, independientemente de que reclamen o no indemnización complementaria a la in itinere. Los abogados de Car Crash, despacho especialista en reclamaciones online, apuntan que “existen varios requisitos específicos del accidente in itinere. En primer lugar, el porqué del traslado debe ser exclusivamente de trabajo. En segundo lugar, el accidente debe ocurrir en horas cercanas a las de entrada y salida habituales del mismo. Además, sólo se puede reclamar si el accidente se ha dado en el camino de ida o vuelta entre casa y el lugar de trabajo, lo que implica que si el día en que se tiene un accidente vuelves en lugar de a tu propia casa, a casa de algún familiar u otro destino, no se considera in itinere. Por último, el medio de transporte debe ser adecuado a la distancia entre dichos lugares”.

Con los cambios aplicados a la normativa, será el propio autónomo el que tome la decisión de darse de alta a través de un contrato específico en el que se ha de pagar un pequeño plus para que cubra este tipo de accidente in itinere. De esta forma, será el autónomo, en función de su rutina, el que decidirá acogerse o no.

Escribe tu comentario