Querido Curro, hay un conejo en MasterChef

De vueltas con el MasterChef, cuánto hace pensar este programa estas noches de verano horneado. En el enlatado del José Manuel BautistaMasterChef 2, capítulo que no había visto antes, la prueba eliminatoria estaba dedicada al conejo, ese del que una de las concursantes dijo que no lo veía como alimento sino que «representa una vida perdida».

¡Cuánto debió sufrir esta joven aprendiz de cocinera al convertirse en Jaki la descuartizadora! A tenor de su clasificación para el siguiente capítulo, su plato había superado el listón con la segura ayuda de un plato que no dio del todo la talla, pero cuyo conejo había contribuido desde su mortificada experiencia en las cocinas del MasterChef. ¡Qué experiencia más sacrificada!

masterchef-conejo

Sin embargo, el programa estuvo cojo desde que le dieron los buenos días al conejo. Pocos concursantes habían tenido la experiencia única de probar el mejor conejo del mundo, el que se prepara en la Venta de los Conejos, restaurante del afamado Francisco López «Curro de la Venta de las Conejos». Eso es un defecto grave, sólo solucionable si hubieran invitado al más grande de los chefs de este gran alimento español, Curro, para dar la más sonada clase magistral del mundo.

España, que significa «país de conejos», nombre dado así por los fenicios, bien merecía un rey, estado nobiliario sobre el que mucho republicano gastronómico iba a estar de acuerdo, pero un rey que basara su reinado en distintos títulos dados al conejo para hacerlo más noble, si cabe, gusto ejemplarizante con que el rey agasaja a sus comensales, invitados que luego cuentan por todo el mundo por qué hay en Mairena una monarquía cuyo regente es, sin duda, Curro, que ha sabido dar continuidad a la historia del conejo y de España, hasta convertirlo en plato real, realmente exquisito.

Curroperogonero2013 - copia (2)

Curro faltó en el plató de MasterChef, ausencia que dejó huérfano a este plato y solitario ante el peligro al conejo que necesita manos expertas. Curro no es sólo el más grande entre los que tratan con este suculento manjar, es, además, el único que podía estar a la altura de este grande de España, noble en su actitud, seguro en la prueba que lo coloca y convierte en un manjar de dioses.

Pensar que la enmienda es posible es caer en la cuenta de que este derroche de sabiduría es el único remedio para el conejo y su historia, admitiendo que siempre estamos a tiempo de disfrutarlo en sus múltiples matices y estados nobles. Me has oído decir dónde, en la Venta de los Conejos que regenta el más grande de los masterchefs, Francisco López, Curro el de la Venta de los Conejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *