Cultura realizará un estudio geofísico en el Conjunto Arqueológico de Carmona

La delegada territorial de Fomento, Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta en Sevilla, Susana Cayuelas, ha anunciado una actuación que pretende localizar complejos funerarios, aún no excavados, susceptibles de ser integrados dentro del circuito visitable del Conjunto Arqueológico de Carmona. Los primeros estudios se centrarán en la parcela conocida como Huerto Casquizo, una extensión de unos 17.000 m², contigua a la Tumba de Servilia.

El Conjunto Arqueológico de Carmona (CAC), dependiente de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, es heredero directo de una institución pionera en el ámbito de la protección y difusión del patrimonio histórico español: la Necrópolis Romana de Carmona. Ésta, nacida como fruto de la iniciativa privada de George E. Bonsor y Juan Fernández López, se formó a partir de la compra de cuatro fincas entre los años 1883 y 1905 y desde entonces ha seguido ampliando sus límites: en 1973 se adquirió la finca del Anfiteatro y en 1985 la denominada Huerto Casquizo, objeto del nuevo estudio.

Desde fechas muy tempranas, ya a finales del siglo XIX, comenzaron las excavaciones y un buen número de estructuras funerarias fue viendo la luz. Sin embargo, según ha explicado la delegada Susana Cayuelas, con el conocimiento científico de aquellos años no era posible frenar de manera eficaz el deterioro de los elementos recién descubiertos. Estos problemas, que la delegada de Cultura señala como particularmente graves en el caso de las pinturas murales, se han acentuado con el paso del tiempo y constituyen una las principales preocupaciones de la Administración Autonómica, que ha dedicado importantes recursos para determinar sus causas y revertir sus efectos.

No obstante, la delegada de la Junta destaca que la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico es consciente de la necesidad de completar esas labores de conservación con nuevas investigaciones sobre el terreno, y por ello se plantea ahora emprender el estudio de superficies no excavadas, empleando métodos no invasivos, que no destruyan ni afecten a la estabilidad de los elementos patrimoniales que permanecen enterrados.

Los trabajos de prospección geofísica se centrarán, como queda apuntado, en un área de unos 17.000 m² que ha permanecido intacta hasta llegar a nuestros días, conformándose como una reserva para la investigación. No se conoce la potencialidad arqueológica de los terrenos pero su ubicación y una aproximación previa a lo que ofrece su subsuelo, realizada con métodos eléctricos, hacen pensar que pueden alcanzarse notables resultados. Toca ahora realizar un estudio detallado que, empleando georradar y tomografías eléctrica y magnética, identifique con toda precisión los lugares susceptibles de ocultar complejos funerarios, así como otros elementos arqueológicos asociados a las prácticas funerarias romanas.

En cuanto a los métodos, cabe decir que la tomografía eléctrica mide una propiedad esencial de los suelos, la resistividad (lo contrario de la conductividad), haciendo fluir una corriente eléctrica entre dos polos introducidos bajo la superficie. En la prospección magnética se recorre el terreno con un magnetómetro (que combina unos sensores magnéticos y una antena GPS para posicionar las lecturas) y así se detecta cualquier modificación del campo magnético terrestre debida a la presencia en el subsuelo de elementos distintos del propio terreno. El empleo del georradar viene a contrastar y completar los datos ofrecidos por las técnicas ya descritas, registrando con detalle los obstáculos encontrados por las ondas electromagnéticas que emite.

Una vez completadas estas labores, que según ha dicho Susana Cayuelas serán desarrolladas entre los meses de septiembre y noviembre de este año, se dispondrá de una imagen precisa de la topografía de este sector y de los elementos conservados en su subsuelo, lo que revelará todo su potencial arqueológico y permitirá plantearse la posibilidad de emprender nuevas excavaciones con todas las garantías que ofrecen los más modernos métodos arqueológicos y las más eficaces rutinas para la conservación de los bienes culturales.

Los profesionales interesados en acceder a la información de la licitación pueden hacerlo en el siguiente enlace (presentación de ofertas hasta el viernes 14 de agosto a las 9 horas):
https://www.juntadeandalucia.es/licitacion-electronica/

La realización de las prospecciones no afectará a la visita del público al CAC, que mantendrá su horario de apertura habitual. Pueden consultarse éste y las condiciones para la visita en la página web del CAC:
http://www.museosdeandalucia.es/web/conjuntoarqueologicodecarmona/inicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *