Esperanzas que se pierden

Muy sencillo hablar de lo bien que suena eso de ser emprendedor, pero se dificulta la tarea si pensamos en la realidad; la realidad del compadreo, el trapicheo, los contratos por debajo de la mesa, el descontrol controlado que hoy nos invade

Pilar Guillén SantosDejas de leer periódicos, de prestar atención a las noticias de los informativos y si algún amigo decide sacar el tema, sólo intentas hacer como si no escuchases nada porque, ¿para qué volver a escuchar la misma cantaleta de siempre?

En este país se trata de hundir al que se sienta enfrente, nunca de buscar el diálogo, de poner ideas en común, se trata de hacer lo que sea pero siempre en beneficio propio, nunca el de todos. Y he ahí nuestro más grave error; ser incapaces de ponernos en el lugar del otro y mirar por el bien común, por el beneficio de todos o, al menos, de la mayoría.

Sería muy sencillo hablar de lo bien que suena eso de ser emprendedor, pero se dificulta la tarea si pensamos en la realidad; la realidad del compadreo, el trapicheo, los contratos por debajo de la mesa, el descontrol controlado que hoy nos invade. No obstante, seguimos convencidos de que está bien, que esa forma rápida y a primeras eficaz es la que debemos seguir.

Creemos que nuestra crisis no es más que culpa de unos cuantos que no hicieron o no hacen bien su trabajo en un momento determinado. No es así, no han sido uno o varios errores puntuales que por ases del destino se han conjugado en el mismo tiempo. El problema es la mentalidad existente entre todos los que conformamos el puzzle de la sociedad española, nosotros, con aquello de… “no le des más vueltas, ya veremos qué hacemos después”. Quizás sí hay que meditar un poco más nuestras acciones.

¡Pero cómo vamos a estar en lo cierto si de la boca de jóvenes sólo se escucha vergüenza!

Esto es lo peor a lo que un país puede aspirar; a que sus ciudadanos (su futuro) ni siquiera crean en un futuro. Realmente tenemos que buscar una alternativa a esa avaricia desmedida en la que nos encontramos inmersos  y la alternativa es darnos cuenta de que no se trata de un partido u otro, un sistema nuevo o el cambio de tropecientas leyes. En la mentalidad está el cambio y una vez seamos conscientes de este paso y seamos capaces de darlo, seremos capaces de solventar la situación.

Que nuestra mentalidad se haga más flexible, en un país donde la apariencia y los listillos van a la cabeza, nos va a costar años, pero no hace falta más que la motivación necesaria y ésta la encontraremos en el bienestar que hoy no vivimos y que tanto merecemos. El bienestar será nuestro cuando estemos a la altura de poder poseerlo. Una sociedad que sólo busca culpables, sin buscar cómo resolver los problemas que éstos crearon de una forma mejor a la que ellos propondrían, no puede optar al título del bienestar, una que sí lo haga será una sociedad que camina hacia delante y no hacia atrás.

Comentarios de “Esperanzas que se pierden”


  1. Outrider says:

    TU ERES EL RESULTADO DE TI MISMO.

    (Pablo Neruda)

    No culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie porque
    fundamentalmente Tu has hecho tu vida.
    Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo y el valor de
    acusarte en el fracaso para volver a empezar, corrigiéndote.
    El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error.
    Nunca te quejes del ambiente o de los que te rodean, hay quienes en tu
    mismo ambiente supieron vencer, las circunstancias son buenas o malas
    según la voluntad o fortaleza de tu corazón.
    No te quejes de tu pobreza, de tu soledad o de tu suerte, enfrenta con
    valor y acepta que de una u otra manera son el resultado de tus actos y
    la prueba que has de ganar.
    No te amargues con tu propio fracaso ni se lo cargues a otro, acéptate
    ahora o seguirás justificándote como un niño, recuerda que cualquier
    momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para
    claudicar.
    Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu
    fracaso.
    Si Tú has sido el ignorante, el irresponsable, Tú únicamente Tú, nadie
    pudo haberlo sido por ti.
    No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu

    futuro es tu presente.
    Aprende de los fuertes, de los audaces, imita a los violentos, a los
    enérgicos, a los vencedores, a quienes no aceptan situaciones, a quienes

    vencieron a pesar de todo.
    Piensa menos en tus problemas y mas en tu trabajo y tus problemas sin
    alimento morirán Aprende a nacer del dolor y a ser mas grande, que es el

    mas grande de los obstáculos.
    Mírate en el espejo de ti mismo.
    Comienza a ser sincero contigo mismo reconociéndote por tu valor, por tu

    voluntad y por tu debilidad para justificarte.
    Recuerda que dentro de ti hay una fuerza que todo puede hacerlo,
    reconociéndote a ti mismo, mas libre y fuerte, y dejaras de ser un
    títere de las circunstancias, porque Tu mismo eres el destino y nadie
    puede sustituirte en la construcción de tu destino.
    Levántate y mira por las montañas y respira la luz del amanecer.
    Tu eres parte de la fuerza de la vida.
    Nunca pienses en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los
    fracasados.

  2. José Prenda says:

    Enhorabuena, Pilar. Muy acertada tu reflexión.
    Ojalá muchos jóvenes hagan lo que tú: pensar con sentido común, pero crítico, y exponerlo públicamente.
    Saludos

    • Pilar Guillén says:

      Gracias José. Quizás nos falta un poquito de valentía y nos sobra un poquito de timidez. Un saludo

  3. José María Ortega says:

    Comparto tu opinión, y me ha gustado esa reflexión en la que invitas a la sociedad a buscar el bienestar.
    Me parece mucho más inteligente buscar soluciones, que estar continuamente culpando a los demás.

    Un saludo

    • Pilar Guillén says:

      Gracias de nuevo José María. Me alegra que coincidamos, siempre mirar hacia delante, eso es lo que nos hará caminar.
      Un saludo



Escribe tu comentario