“Y por fin llegó el día…”

Todo comenzó en el año 2002 gracias a una fiesta que aconteció en la conocida cafetería ‘La Noche’, donde Manolín organizó una sesión carnavalesca para pasar un buen rato de coplas con su extensa clientela

Un artículo de Israel Díaz Trigueros:

Así es, por fin llegó ese día, porque desde el mes de noviembre del pasado año que tuvo lugar el sorteo del concurso de agrupaciones del Gran Teatro Falla, sabíamos con certeza que una chirigota mairenera participaría en dicho concurso, teniendo que actuar en la sesión del sábado 23 de enero de 2016, noche que quedará grabada en letras mayúsculas en la historia de nuestro carnaval, pues catorce jóvenes maireneros pisaban por primera vez las tablas del Falla.

Y es que hoy es un día para mirar hacia atrás y “rebobinar” en el tiempo, pues durante esa actuación fueron muchos los recuerdos que pasaron por mi mente porque parece que fue ayer cuando en 1993 se produjo la última cita carnavalesca del siglo XX, ya que a raíz de ese año, nuestro carnaval quedó enterrado prácticamente durante una década: hubo que esperar hasta el año 2003 para que resurgiera de sus cenizas.

Todo comenzó en el año 2002 gracias a una fiesta que aconteció en la conocida cafetería ‘La Noche’, donde Manolín organizó una sesión carnavalesca para pasar un buen rato de coplas con su extensa clientela. Dos agrupaciones maireneras participaron en ese evento, siendo uno de ellos ‘Los Jartibles’ que actuaron bajo el nombre de ‘Los puestos de calientes’ y la otra fue ‘La banda er pijama’ que se presentaba como ‘Este año nos hemos quedao dormíos’. Puso el broche final la chirigota del ‘Canijo de Carmona’ que actuaba como ‘Las gallinas corraleras, acorraladas, acurrucadas en un corral corriente, ahora dilo tú correctamente’. Nadie de los allí presentes podía imaginar la carrera que cogería nuestro carnaval, puesto que esa velada del 2002 fue el empujoncito perfecto para catapultar nuestro carnaval. Por eso hoy le quiero dar las gracias a Manolín, porque ni él mismo se imaginaba que al año siguiente habría carnaval en nuestro pueblo.

Durante el transcurso del año 2002 al 2003 hubo que mover muchos hilos para sacar el carnaval adelante. Son varios los nombres propios de aquellos que hoy no quiero dejar pasar por alto.

En primer lugar quiero destacar la labor de mi buen amigo José Manuel Guerra González, porque fueron muchas frías noches las que este joven mairenero iba y venía a Sevilla, concretamente a la Peña Carnavalera ‘Los Caperucitos’ para convencer a varias agrupaciones de la capital hispalense para que viniesen a cantar a Mairena del Alcor, todo sin poder ofrecerles nada, ni un simple refresco o bocadillo, pero él, con el arte que le caracteriza consiguió que viniesen a actuar, incluso, como decimos en Mairena , “de balde”. Por todos esos kilómetros recorridos, por todas las llamadas que hizo, por todo lo que movió sin recibir nada a cambio… GRACIAS, GUERRA.

Otro nombre que no podemos dejar atrás es Modesto Medina, porque ese año fue el enlace perfecto entre agrupaciones y Ayuntamiento, dedicándole mucho tiempo a la organización del Carnaval 2003 a través de reuniones con Loli García Gutiérrez, Delegada de Cultura del momento y haciendo del portavoz ideal para las agrupaciones al transmitirnos con todo tipo de detalles el desarrollo de las mismas, haciendo incluso de presentador ese mismo año. Por todo eso, hoy desde aquí…GRACIAS, MODESTO.

A partir de entonces, fue un “no parar” de sorpresas para nuestro Carnaval, ya que ese mismo año (2003) nació una nueva modalidad nunca antes formada en Mairena: la Comparsa. En el año 2003 se presentó la primera comparsa bajo el nombre “Los lunes al sol”. Después surgieron más comparsas y chirigotas, entre ellas una comparsa femenina en el 2005, “La Grisalla”, e incluso pudimos disfrutar de un cuarteto en el 2008, “El Pidimiento”. Fue entonces cuando empezamos a participar y a ser reconocidos en carnavales tan prestigiosos como los de Alcalá de Guadaíra, Carmona y el Colombino de Huelva.

HACIENDO GRANDE A MAIRENA

Pero fue en el año 2016 cuando “hemos tocado el cielo”, participando en el Carnaval más admirado y popular de Andalucía, pues una chirigota mairenera nos hizo disfrutar a todos desde el Gran Teatro Falla de una gesta histórica, enfrentándose ante la afición más apasionada y a su vez, la más exigente del mundo. Y es por eso que desde aquí quiero dar a estos chirigoteros mi más sincera ENHORABUENA y por supuesto, también darles las GRACIAS.

Gracias porque siempre llevasteis el nombre de Mairena por bandera , gracias por una actuación ejemplar, gracias por cómo cuidasteis con mimo todo tipo de detalles para que ese día saliese todo a la perfección y gracias porque casi sin saberlo le habéis inyectado a Mairena una gran dosis de afición. Este febrero, a buen seguro, seréis los ídolos de los más pequeños, querrán fotografiarse con vosotros y algún día, por qué no, formar su chirigota y pisar las tablas del Falla. Estoy seguro que en los patios de los colegios de Mairena se cantarán vuestras coplas y estribillos y serán muchos los niños que tendrán por siempre esta bonita y sana afición, todo a raíz del recuerdo imborrable de vuestra actuación.

Fue digno ver el compañerismo que existe en esa chirigota, como os repartisteis los minutos de actuación al no poder cantar los catorce componentes a la vez, como disfrutasteis como nadie sobre el escenario, porque desde que se abrió el telón se vio claro que no ibais de paseo, no había más que observar el trabajo de maquillaje, la elaboración y confección de los disfraces, el forillo tan simpático y sencillo a la vez, la letra y música que tanto gustó al público, y es que sentí una gran satisfacción, orgullo y alegría al ver la respuesta del respetable al final del popurrí, llegando incluso a poner en pie al patio de butacas del Gran Teatro Falla.

También pudimos apreciar esos momentos que tras caer el telón del coliseo nos hicieron vibrar con abrazos, saltos de alegría y alguna que otra lágrima que dejaba bien claro que detrás de esa escasa media hora se había puesto mucha ilusión, mucho esfuerzo y trabajo, muchos tachones en folios tras escribir letrillas, muchos acordes frustrados, en definitiva, muchas horas de ensayo.

Seguramente esa noche os sentisteis unos “Primerizos” en el Falla, alguno de vosotros le juraría amor eterno a la Tacita de Plata llegándole a decir estoy “ Loquito por tus huesos”, que ya en camerino, entre copla y copla, otro diría “quillooo…” : “Dame una hostia” que no me creo donde estoy. Cuando todo acabó le dijisteis a un presentador un tanto “pesao” aquello de “ No me comas la cabeza” y que vuestra actuación no es ni mucho menos para estar “ Desanimaos”, sino todo lo contrario, es para estar orgulloso de lo que habéis hecho y espero y deseo que lo mejor está por llegar y que os volvamos a ver sobre las tablas del Falla y quién sabe, tal vez y porqué no… cantando en más de una ocasión durante el mismo año…

¡ENHORABUENA, COMPAÑEROS …!

Escribe tu comentario