El próximo Rey Gaspar: “Soy más conocido que el Lute”

A finales del pasado mes de octubre, la asociación Reyes Magos de Mairena del Alcor daba a conocer a las personas que protagonizarán la XLV Cabalga de Reyes Magos de Mairena del Alcor, la noche del 5 de enero de 2020. Tras la asamblea general de la citada asociación se presentó a María de Gracia Ojeda Troncoso, que encarnará a la Estrella de la Ilusión, Isabel Bustos Castro, que será la Reina, y SS MM los Reyes de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar, que estarán encarnados respectivamente por Vicente Marín López, Carlos Rodríguez Jiménez y Juan Antonio Navarro Cintado.

También se presentó a la Cartera Real, que será Consuelo González Carrión, así como al autor del cartel de la próxima cabalgata, que sale de las manos de Antonio Cardoso Trigueros. Asimismo, se anunció ante los socios y familiares a Elizabeth Benítez Domínguez, pregonera durante la próxima Cena Anual de Coronación del 14 de diciembre, que estará presentada por Rubén Navarro Gutiérrez.

Hay un denominador común en los cinco protagonistas principales de la próxima Noche de Reyes en Mairena, y es la juventud, sin duda alguna, la juventud y la alegría. Algo que no debe faltar en la noche más ilusionante del año, y desde luego algo que no es ajeno al protagonista de esta entrevista, la alegría y las ganas de reírse. Porque si hubiera que destacar a este próximo rey mago por alguna de sus virtudes, sería sin duda las ganas de reírse.

Carlos Rodríguez Jiménez (Mairena del Alcor, 1987) quien será el próximo Gaspar, trabaja en hostelería, “desde que era un chiquillo”. Más que camarero, es casi el burlón reverendo de una parroquia fiel a sus ocurrencias y chascarrillos. No hay persona que entre por las puertas de la Cafetería Los Niños que no se lleve el cómico sermón desde dentro de la barra, o tenga un mote, o incluso que le cante una canción personalizada mientras le pone el café.

Casado y padre de tres hijos, Carlos, de 12 años, Camilo, de 8, y la pequeña María, de 6 añitos, regenta la cafetería junto a sus hermanos, Juanma y Enrique, desde 2003. Se acuerda perfectamente que “me llamaron el 19 de enero” y que ya se lo esperaba porque “me había avisado la Pepa el Cala”. Eso no evitó que su reacción fuera “empezar a reírme muchísimo y se lo dije a mis niños y nada, imagínate la ilusión de un niño, todos nervisitos perdíos”.

El primer acto en el que ya compareció como Gaspar fue la presentación del pasado 27 de octubre en la sede de la cabalgata. Confiesa que “la verdad es que hemos hecho una buena piña los cinco, eso la verdad es que es mucho”. Ahí fue la primera vez que alcanzó a imaginar lo que es ser un rey mago, que para él supone “una ilusión muy grande; una ilusión que, imagínate y yo que soy más conocido que el Lute…”. A mí me gustan mucho los niños, explica, “todo lo que son el jaleo de los juguetes, los reyes magos…, evidentemente la cabalgata y todo lo que conlleva, es algo que vivo con mucha ilusión”.

Dice que antes de decirlo ya lo “sabía media Mairena, porque claro, tú sabes, los chiquillos que lo sabían, no se callan na…”. La gente en la cafetería “lo típico, muchas alegrías y felicitaciones, y, sobre todo, que si a mí me tienes que echar, que si a mi niño le tienes que tirar cosas…, tú sabes, y mucho cachondeo y pitorreo, ha sido una alegría”. Lo mejor es que “he llenado tres botes en la cafetería”, la clientela se ha volcado tanto que confiesa que “voy vestido gracias a mis clientes, fíjate si me han respondido”.

Más de 6.000 balones
Uno es rey mago una vez en la vida, se comenta mientras empieza a explicar los cientos de preparativos que conlleva la corona. Este Gaspar no ha escatimado en detalles para una noche que promete mucho, al menos para sus cientos de familiares, amigos y clientes. Tiene preparadas ya más de 6.000 pelotas, (“5.000 de plástico y 1.500 de material”) y además va a tirar “bicicletas, osos de peluche, paletillas, patinetes, camas elásticas, chanclas y por supuesto muchísimos caramelos”. Junto a él van, además “mis hermanos, por supuesto, mis niños y gente mía”, par aun cortejo que se subirá la carroza real de más de veintiocho personas, y que estarán escoltados por una troupe de “100 beduinos, de los cuales el 90 por ciento son amigos de mis niños”. Lo que más me ilusiona, explica, “es que llevo a muchas personas con discapacidad, llevo a mi hermana conmigo en la carroza, y a varias, llevo a Alicia de la calle Ancha, en fin, llevo a varias personas y es muy bonito”.

Su atuendo real lo están confeccionando en El Viso, “me lo está haciendo todo Mari Carmen “la del Pico”, quien se ha encargado también de la ropa de cortejo y beduinos, que incluye telas de Túnez o la India. La corona también vendrá del pueblo vecino. Es obra de Carmen Vergara, que desde su casa de la calle Rosario está dando los últimos retoques. Requiere de unos gastos y una inversión que “están más allá de compensados, es una satisfacción y una alegría muy grandes, merece la pena completamente”.

Aunque los nervios, reconoce, que van y vienen, el hecho de encarnar a un personaje tal, te hace repensar, explica, “la Noche de Reyes”. Recuerda de niño las noches de reyes siempre en el bar, “y cuando pasaban coger a mi hermana e ir a coger caramelos y lo máximo un balón”. Recuerda la ilusión de la noche cuando niño y algunos de sus regalos, como fueron “un cocodrilo sacamuelas, el coche teledirigido, o lo máximo, que fue una bicicleta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *