Mairena mantiene su compromiso flamenco

Pese a todo y contra todo, Mairena celebró su gran noche “la noche del cante”. Mairena no falló a su cita con el flamenco y pese a las pésimas circunstancias que nos ha tocado vivir, al contrario que otros festivales, Mairena no faltó a su cita y homenajeó como merece, con cante por derecho, al titular de su festival la misma noche que se cumplían 37 años de la triste pérdida de don Antonio Cruz García, Antonio Mairena, genio inigualable del cante gitano andaluz.

Hay que agradecer de antemano el compromiso y la valentía de las autoridades locales, que se mantuvieron firmes y tiraron para delante con el festival, aunque no se pudiera vivir una de esas noches idílicas que ofrece la Casa Palacio. Gracias también a tantos trabajadores que hicieron posible el desarrollo del certamen e hicieron posible que miles de maireneros y seguidores alrededor de todo el mundo pudieran disfrutar del LIX Festival de Cante Jondo Antonio Mairena. Y no menos agradecimiento merece esa nómina de artistas que frente a un desangelado patio de butacas dieron lo mejor de sí mismos para mantener viva la llama del flamenco en esta bendita tierra.

Y con agradecimientos precisamente empezó la noche. Tras unas palabras de María de Gracia Ortega, conductora de esta quincuagésimo novena edición, la periodista dio paso a una representación de las autoridades locales para brindar el homenaje. Con el alcalde de Mairena, Juanma López, a la cabeza, se pasó a descubrir el monumento que Mairena le ofrece a sanitarios y fuerzas de seguridad. Sobre el escenario comparecieron, además, la delegada de Flamenco, Gloria Guillén, el sobrino de Antonio Mairena, Antonio Cruz, el presidente de la Casa del Arte Flamenco, Manuel Ríos, el concejal, Pedro Madroñal, y la responsable de la obra, Constanza Gavira, además de representantes de los cuerpos de seguridad y sanitarios.

López, tuvo palabras para “todas las víctimas de esta maldita enfermedad” y expresó el agradecimiento de todos los maireneros a “todas esas personas que han plantado cara de una manera u otra a esta pandemia”. Pero no quedaban ahí los homenajes. Fue entonces cuando el alcalde anunció que el Teatro de la Villa del Conocimiento y las Artes pasará a denominarse Teatro Calixto Sánchez. Precisamente este año raro y atípico, el año en que se cumplen 40 años del Giraldillo del Cante, Mairena del Alcor rinde este merecidísimo homenaje a otro mairenero ilustre, un maestro con mayúsculas, un cantaor gigante que ha llevado a su Mairena natal por todo el mundo.

Y ya sí, llegó el cante. José de la Mena, con la siempre inspirada guitarra de Manuel Herrera, abrió el melón con unas malagueñas que seguro que arrancaron más de un “ole” en tantos hogares. Lástima de un patio de butacas vacío, que no pudo devolver con vítores y palmas la incuestionable entrega del artista. Siguió con seguiriyas y remató con una toná, al igual que casi todos sus compañeros, ya que las medidas sanitarias necesarias desaconsejaban la tradicional ronda de tonás con la que echa el cierre la cita.

Sin solución de continuidad apareció Manuel Castulo sobre las tablas para dar comienzo a su recital por soleá, respaldado por el maestro Antonio Carrión a la guitarra. Lástima una vez más de ese desangelado auditorio que hubiera caído rendido ante el laureado artista, lo mismo que en las seguiriyas que se marcó y en la mayúscula toná que llevó al techo del teatro. En apenas unos minutos que sirvieron para acondicionar el escenario, ya estaba sobre las tablas María Serrano respaldada por su compañía. Poderío y raza marcaron la actuación de esta también internacional bailaora, que según marcaban los indicadores del dispositivo tecnológico, tenía en tiempo real a muchas almas viéndola bailar desde Costa Rica, Canadá, Puerto Rico, Chile, Brasil, Japón, Francia o Alemania, entre otros.


Soleá también de Antonio Ortega “hijo” en el arranque de su turno de voz, escoltado por Manuel Herrera. Ortega, que llegaba al festival con nuevo disco bajo el brazo, puso una nota colorida en su segundo cante, unas alegrías de Cádiz, para las que se vio respaldado también por el joven y prometedor guitarrista Manolito Herrera, tocando junto a su padre, y Alba Serrano. Como habían venido haciendo todos, Antonio cerró con una toná ejecutada con mucho gusto.

Paco Morillo, que ya había dicho las ganas con las que venía, tomó el relevo por tientos tangos, con la guitarra de Antonio Carrión. Una sentida seguiriya fue el segundo cante del mairenero, cantada con gusto y temple, y sin dar un respiro, ya pasado el ecuador de la media noche, se arremangó metafóricamente para afrontar la toná de cierre.

Y con la toná arrancó Juan de Mairena su turno, al contrario que sus compañeros, solo en el escenario y con el puño prieto. Enseguida aparecieron sobre el escenario el mairenero Jesús Rodríguez y el también guitarrista Rubén Levaniegos, para dar soporte sonoro a una soleá que presentó con la voz quebrada por la emoción. Y ya sí, tocaba cerrar, pero no fue por tonás, fue por bulerías, unas bulerías en las que Navarro lanzó un pequeño guiño: “quién dijo que en Mairena no hay compás”. Pues eso. Con compás y de una forma extraña, rara como este insólito 2020, se puso el punto final al LIX Festival de Cante Jondo Antonio Mairena, una edición que recordaremos como la que aunque fuera desde casa, Mairena no faltó a su cita con el cante grande.

2 comentarios sobre “Mairena mantiene su compromiso flamenco

  • Aplaudí después de cada actuación para no oir el silencio… ¡que profesionalidad y buen talante hay que tener para dirigirse a la ausencia de audiencia!; disfruté de un Festival que, como pocos, en ningún momento bajó el nivel de autoexigencia y de entrega incondicional y me sentí muy orgullosa de éste gran pueblo en el que vivo, Mairena del Alcor, que Siempre da lo mejor de sí mismo simplemente siendo Fiel a sí mismo. ¡GRACIAS!!!

    Respuesta
  • Creo que por fin en Mairena del Alcor se realiza un Festival solo con gente de la localidad,que para eso los hay de sobra.Disfruté desde mi casa con las extraordinarias actuaciones de todos estos inmejorables artistas de mi tierra,aunque tengo que señalar que se dejó fuera de cartel,creo que de forma injusta, a un cantaor como la copa de un pino,como es Antonio Ortega (padre).Tambien quiero remarcar y agradecer el esfuerzo de nuestro Ayuntamiento por llevar a cabo la celebración de este evento número uno del flamenco mundial.Y como no,dar la enhorabuena a la corporación por acordarse de otras de las máximas figuras de nuestra Mairena,como es Calixto Sanchez, dándole con su nombre , la titularidad a este teatro.Gracias a todos de corazón.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *