Desenredando el enredo del Plan de Empleo en 10 Preguntas

Ante el nuevo lío de la montaña rusa de nuestra política municipal, ahora a cuenta de un futuro Plan de Empleo de la Diputación, nos hemos puesto en contacto con Chema Cejudo por su pasada experiencia en la política local de Mairena del Alcor, primero como informador de la misma durante más de 30 años; y luego como concejal de gobierno durante el mandato 2011-15. A él le hemos formulado las siguientes diez preguntas con la esperanza de desenredar la madeja que se ha formado.

¿Hay que estar de acuerdo con los Planes de Empleo?
Sin duda alguna hay que acogerse a ellos, porque en momentos de dificultades económicas constituyen un colchón de empleo ayudando a la digna subsistencia de familias en dificultad tras haberse quedado sin trabajo ni ingresos.

¿Hay algún Plan de Empleo de la Diputación en marcha?
No lo hay, pero es de esperar que pronto se ponga alguno en marcha. De hecho, este método de ayuda social, que beneficia a la vez que a los contratados a las administraciones públicas reforzando sus actuaciones y servicios a nivel local, es una fórmula habitual de las diputaciones, mediante la cual en todas las crisis se ayuda aliviando situaciones familiares complicadas.

¿Va a haberlo?
Se supone que sí. De hecho hemos visto en los plenos al PP de Mairena del Alcor reivindicarlos, o subrayar la demora o tardanza en ponerse en marcha ante el panorama de estrechez que vivimos otra vez, ahora a causa de la pandemia por Covid-19.

¿Qué ha sucedido entonces?
Pues claramente que se ha politizado un asunto con el que se debería ser más cauto y respetuoso. Da la sensación de que se quiere obtener ventaja política con la desgracia ajena, y eso es algo tan poco ético como humanístico. En estos temas hay que repartir más y hacer menos ruido.

De aprobarse el Plan con los 1,4 millones de euros de los que se habla sería un dinero para Mairena en su totalidad?
En modo alguno. Se trataría de una cantidad a repartir entre los 105 municipios de la provincia de Sevilla, y a nuestro pueblo llegaría la cantidad que le correspondiera, según los criterios de reparto que establezca la Diputación. Para ello habitualmente se cuenta también con las aportaciones de los alcaldes, que son quienes mejor conocen la realidad.

¿Cómo se implementa un Plan de Empleo?
Es algo muy simple. Se parte de la cantidad que pone la Diputación, a la que el Ayuntamiento añade otra suma. Luego, el consistorio con sus técnicos y personal se encarga de tramitar todo el proceso de selección del personal, lo que conlleva un periodo de tiempo considerable. Finalmente, es también el Ayuntamiento quien se encarga de ejecutarlo, vigilar su marcha y rendir cuentas de lo realizado.

Si es tan determinante el papel de un Ayuntamiento para hacer efectivo un Plan de Empleo, ¿puede justificarse que se haya presentado como se ha hecho en sede de un partido?
Cada cual en su casa puede hacer lo que quiera, pero en mi opinión lo que se ha hecho por parte del PSOE es algo más que un brindis al sol, son fuegos de artificio o propaganda vacía. En primer lugar porque no puede venderse lo que se ha aprobado aún. Luego, porque implica mezclar lo privado (sede de un partido) con lo público (Diputación y Ayuntamiento). Además, porque la información que se suministra en el acto queda en entredicho, ya que si no está aprobado el plan y se habla de él, o bien se está utiizando información privilegiada o engañando a los posibles beneficiarios. Algo completamente rechazable en ambos casos.

¿Tiene algo que ver lo que se ha hecho con la puesta en marcha del plan? ¿Qué sentido tenía el acto?
Insisto en que no se aprecia en el acto más sentido que la propaganda fatua. Si se quería haber sido útil para la puesta en marcha en Mairena, se tendría que haber hecho en coordinación con el equipo de gobierno popular. Nos habríamos evitado otra nueva polémica estéril, y se ganaría en efectividad. Pero parece que interesa más el ruido.

¿Tiene motivo el alcalde y su partido para sentirse ofendido?
Tiene razones más que sobradas, sobre todo porque su papel para la puesta en marcha del plan es fundamental. Sin su intervención no se puede hacer nada. Hay que tener en cuenta que al margen del dinero que transfiere la Diputación, todo lo demás tiene que hacerse con la intervención del alcalde de Mairena del Alcor, de modo que lo que se ha hecho en pegarle un bofetón en la cara, y con él a la de muchos maireneros y maireneras. Se ha roto unilateralmente por el PSOE una norma básica de protocolo municipal, en el que tantas veces han reclamado que se les tenga en cuenta. Ellos ahora no han actuado en consecuencia, y me parece ilógico pedir lo que no se da.

¿Qué habría sido lo correcto?
Hay múltiples maneras de hacer algo como es promover un Plan de Empleo. No obstante, la primera es aprobar el plan, publicarlo en el Boletín Oficial de la Provincia, y presentarlo el mismo día o siguiente desde la propia Diputación. Lo que está claro, desde luego, es que si se lleva a un pueblo no puede hacerse en una sede privada y a rebufo de su alcalde. ¿Se imagina alguien que se le hubiera hecho algo así al alcalde de El Viso o la alcaldesa de Alcalá? Por otra parte, la diputada Rocío Sutil tiene todo el derecho del mundo a participar, ya sea estando presente en la presentación en la Diputación, ya sea en el pueblo en el que se haga, si se opta por sacarlo de Sevilla. No obstante, en tal caso debe hacerse junto al regidor municipal del pueblo o ciudad en cuestión. Todo lo demás es manipulación y deslealtad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *