Arquitectos técnicos visitan la Corrala para valorar los daños en las viviendas

Técnicos del Ayuntamiento y de Servihabitat han estado esta semana en la manzana de casas ocupadas en La Cebonera, conocida como Corrala La Dehesa. De la parte de la inmobiliaria no han hecho declaraciones, pero desde el Consistorio indican que se ha procedido a valorar los daños en las viviendas.

Aún no se pueden hacer estimaciones económicas, pero es obvio que las casas están muy deterioradas, algo que también confirma el arquitecto técnico del Ayuntamiento, Francisco Jurado. En todo caso, la promotora debe tomar una decisión una vez que tenga todos los datos y pueda valorarlos.

Los vecinos se encuentran en una situación de incertidumbre, hasta que sepan cuál será la decisión. Esperan que se solucione cuanto antes su situación, porque dicen encontrarse en pésimas condiciones.

corralaservihabitat
Vecinos de la Corrala cuelgan una pancarta la primera mañana de la ocupación. (Imagen de archivo)

Desde que en febrero de este 2013 dieran el paso y ocuparan esta manzana de casas, sus reinvidicaciones siempre han pasado porque la entidad propietaria establezca un alquiler asequible a su situación, muy precaria en muchos casos. Desde el primer día han asegurado que no se niegan a pagar.

El Ayuntamiento ha estado mediando en este asunto con Servihabitat y ahora estima que podría tener un final feliz para los vecinos, según indica la delegada de Servicios Sociales, Patricia Marín. De hecho, se han estudiado cantidades para el alquiler, que sería de en torno a 150 y 200 euros al mes.

Desde que naciera la Corrala, los vecinos han denunciado su precaria situación a través de los medios de comunicación, han solicitado ayuda a sus conciudadanos, así como a organizaciones solidarias y se han puesto en contacto con diferentes plataformas. Han reivindicado, en definitiva, una solución que pueda dar a ellos y a sus hijos (algunos de ellos, en camino) unas condiciones de vida mínimas, según explican.

Por el momento, para cubrir sus necesidades básicas, han recurrido a los recursos públicos para abastacerse de luz y agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *