Las aceitunas de la empresa mairenera Rumarín estrenarán el sello de la IGP

El Consejo Regulador de las Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) Manzanilla y Gordal de Sevilla ha decidido en su última reunión colegiada otorgar a la primera empresa envasadora la certificación y autorización para envasar de manera pionera aceitunas de mesa sevillanas bajo el sello de la IGP Manzanilla de Sevilla. Siendo éste un reclamo concedido por primera vez a la empresa Olivaida S.L., con sede en Albaida del Aljarafe y para su marca ‘La Sabrosita’, pero con repercusiones en otras tres industrias de aderezo, entre ellas Aceitunas Rumarín, con sede en Mairena del Alcor, además de Oleand de La Puebla de Cazalla y la Cooperativa Virgen de Loreto, de Umbrete.

La buena nueva recae sobre este conjunto de industrias con más de 40 años de experiencia en el sector del verdeo en algunos casos, y expertas en tratamiento y comecialización del producto gourmet de la provincia de Sevilla. A todo lo cual se une ahora esta variable de etiquetado que garantiza ser un producto incluido entre los más puros, según explicación del director gerente de la empresa aljarafeña, Javier Rodríguez.

Algo que no obsta para que aunque la venta de aceitunas a granel siga siendo la línea principal del negocio, en la nueva andadura bajo la marca ‘La Sabrosita’ y sus ya más de seis años de vida, se potencie una nueva etapa por vía del envasado y marca propia, logrando así revolucionar el mercado de las aceitunas tras maridarlas con algas wakame, dulse y nori.

Son las ventajas del paraguas de certificación como envasador, que se traducirá también en la penetración en los marcados, tanto nacional como extranjeros, con la garantía del cumplimiento de unos requisitos de calidad y excelencia tasados en el Pliego de Condiciones que alumbra a la figura de calidad recién estrenada.


A todo lo cual se suman otras mejoras como el que estos fabricantes puedan usar desde ya en sus medios y herramientas de inscripción en etiquetado de la leyenda aclaratoria de ser una ‘Empresa inscrita en el Consejo Regulador de la IGP Manzanilla y Gordal de Sevilla’, junto al correspondiente logotipo el Consejo Regulador. Unos beneficios que se extenderán a las diversas y tradicionales presentaciones de la oliva de la provincia de Sevilla, a saber enteras, deshuesadas o rellenas. Como igualmente en sus variedades ‘Aceituna Gordal de Sevilla’, ‘Aceituna Gordal Sevillana’, ‘Aceituna Manzanilla de Sevilla’, o ‘Aceituna Manzanilla Sevillana’.

En suma, un plus de comercialización que se traducirá en mejores precios para tan apreciados productos en unos mercados cada vez más competitivos, con sus consiguientes repercusiones en el empleo de sus entornos municipales y comarcales, y por ende en sus respectivas economías, basándose en el incremento de la cadena de valor de la aceituna de mesa sevillana, con previsible reflejo en la explotación sostenible de estos productos, desde el campo hasta las mesas, ya que es éste también otro de los compromisos que vinculan al sector.

Fotografía: IngerHidro, S.L.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.