¿Mairena es un pueblo sucio o limpio?

No es un problema simple, implica al gobierno de Mairena y a los ciudadanos, probablemente también implica un cambio de modelo

En los últimos días muchos vecinos de Mairena han publicado en redes sociales, han informado a los medios de comunicación, han avisado al gobierno de Mairena y se han puesto en contacto con los grupos de la oposición, que se han pronunciado a su vez sobre ello, con mociones y quejas, sobre la evidente basura y suciedad que algunos lugares de nuestro pueblo muestran.

SuciedadSe trata de un problema que ofrece una imagen negativa de Mairena y evidencia un asunto a resolver por parte de nuestras autoridades, al mismo tiempo que implica a todos los vecinos, todos juntos arrimando el hombro para que Mairena destaque no sólo en aquello que la hace grande, igualmente en este terreno en donde nuestro pueblo puede proyectar una imagen destaque, para que sus vecinos puedan disfrutar de él y para que los visitantes encuentren razones para volver.

No es un problema simple, implica al gobierno de Mairena y a los ciudadanos, probablemente también implica un cambio de modelo. Lo primero que se puede destacar es que la suciedad es la manifestación de una conducta incívica por parte de muchos ciudadanos que arrojan papeles y resto de basura a las calles, en vez de hacer uso de las papeleras. Nuestra democracia parece bien asentada y en ella los programas de educación medioambiental desarrollados desde hace más de 30 años parecen haber sido un absoluto fracaso, entre las familias y en las escuelas. Nadie puede hablar bien de ello a tenor de los resultados.
Suciedad2
A esto habría que añadir la preocupación que las autoridades tienen, algo que comparten muchos vecinos, por las conductas de aquellos que realizan actos vandálicos, acciones repartidas por varios puntos de Mairena. Uno de ellos tuvo lugar en la Fuente de Alconchel, en donde, según las informaciones que nos han proporcionado fuentes fidedignas, el agua que se acumuló hace algunas semanas fue consecuencia de una rotura de uno de los tubos de canalización del agua, al parecer en una acción deliberada, rota con un elemento tipo martillo. ¿Cómo combatir las pintadas, el destrozo del mobiliario urbano y otras acciones deliberadas? El tema es peliagudo y nada fácil de solucionar. La solución aconseja el uso de sanciones y programas de educación, cosa que si se hace desde el rigor antes o después terminará dando su fruto.

Por otro lado, son los gobiernos los que se encargan de limpiar las calles, más allá de que cada uno “barra su puerta”, y algunos prefieren hablar de situación de abandono de las capasalles de Mairena cuando se hace patente que suciedad, basura y arreglo de las mismas no terminan de llegar con la frecuencia necesaria. Sin embargo, el Ayuntamiento ha incrementado sustancialmente la partida para estas cuestiones, estando las cifras por encima de gobiernos anteriores. La limpieza viaria en la localidad a pasado de 6,7 operarios al mes a 8,4, representando este dato un incremento del 25% por encima de la cifra de inicio del servicio en octubre de 2010.

Esta cuestión se repite desde hace años, con gobiernos de distinto color, sólo hay que ir a las hemerotecas para comprobar cómo estaban los jardines antes y ahora en determinados momentos (césped de 40 cm de altura, hierbas por doquier, restos de hojas secas taponando alcantarillas, podas ausentes…).

En este terreno lo que falla es el modelo, por eso algunos vecinos dicen, con razón: “menos carril bici y más limpieza de las calles y cuidado de los jardines”, como indicando que las partidas han sido adjudicadas de forma totalmente errónea. Pero, ¿por qué falla el modelo? Porque el dinero viene para jardines y no para mantenerlos, aparte de que el que viene para carril bici viene sólo para eso. Entonces estamos ante un callejón sin salida. ¿Con cuántos operarios especialistas en jardines contamos en Mairena? El número es absolutamente insuficiente para garantizar un volumen tan alto de jardines que tiene nuestro pueblo en perfecto estado. ¿Y por qué no hay suficientes operarios? Porque no nos los podemos permitir. Simple, ¿verdad? El problema se soluciona de variadas maneras, una de ellas acudiendo al “empleo social”, algo muy necesario para las personas a las que se les garantiza un tiempo de trabajo, si bien incorpora un grado de precariedad y falta de profesionalidad muy grande en esa tarea que debería ser profesional. ¿Recuerdan los “periquitos” de riego algunas noches rotos y saliendo el agua descontrolada? La cosa es simple, han sido pisados, probablemente sin querer, pero lo suficiente para dejen de funcionar correctamente.
Suciedad3
Pero, ¿es posible un cambio de modelo? No sabemos hasta qué punto, pero intuimos que es altamente complicado. Así pues, el problema tiene solución enmarañada.

Este gobierno actual, también el anterior, ha conseguido hitos importantes. La historia de Mairena es una historia de transformación y mejora continuada, desde hace años. El gobierno actual y el de los últimos años han logrado mantener un nivel más que aceptable de limpieza y cuidado en un pueblo como el nuestro, con centenares de metros cuadrados ajardinados y calles que en los últimos 20 años fueron totalmente remodeladas. Y es un enorme mérito porque se hizo con poco dinero para ello, ajustando hasta el último céntimo.

Ahora hay que mantener el ritmo, pero el ciudadano entiende poco de los problemas internos de un gobierno o de si el modelo es pertinente o no. El ciudadano sólo sabe que muchas de sus calles están sucias. Al político se le pide trabajo y, también, creatividad, es por ello que hoy, con muchas más posibilidades de tener conciencia de los problemas y hablar de ello, los ciudadanos ejercen su protesta para que llegue a quien corresponda y tome nota y, creativamente, haga lo necesario para que las calles y jardines de Mairena mantengan entera su dignidad.

Fotografías enviadas por ciudadanos de Mairena.

Escribe tu comentario